Las coronas de espinas del artista

Sanleón conecta con el silencio de las catedrales en su exposición de Bancaja

José Sanleón posa ante una de sus obras expuestas en la Fundación Bancaja de Valencia.
José Sanleón posa ante una de sus obras expuestas en la Fundación Bancaja de Valencia.MÒNICA TORRES

Dos grandes coronas de espinas, una pintada en tonos grises y blancos y otra esculpida con hierros entrelazados en brillos metálicos son, junto con algunas cruces, las piezas de simbología más reconocible y rotunda que figuran en la exposición inaugurada ayer en la Fundación Bancaja de Valencia por José Sanleón (Catarroja, 1953). Con ella, el artista valenciano vuelve a los espacios expositivos de gran formato tras cinco años de ausencia, después de la retrospectiva que tuvo en el IVAM en el año 2007. Su comisario es Rafael Sierra.

Con la treintena de nuevas pinturas y esculturas, además de, por primera vez, una videoinstalación que se distribuyen por las tres salas de Bancaja, Sanleón emprende un viaje espiritual inspirado en “la austeridad, el recogimiento y el silencio de las catedrales”. De ahí el título de la exposición, Domus Dei (Casa de Dios), aunque se declara “no creyente ni religioso” e incluso afirmó ayer que la “religión actual es el fútbol” y su “Dios es Messi”.

El autor se declara

A pesar de los cambios técnicos y temáticos, Domus Dei no supone “una ruptura radical” con sus anteriores trabajos. El artista considera que el predominio de la gama cromática entre el blanco y el negro presente en las pinturas de esta muestra es una constante en su carrera que responde a una “sensibilidad personal” que no es ajena a la pintura del siglo XX que representan autores como Pierre Soulages, Antonio Saura o Antoni Tàpies. En una onda similar va la videocreación, donde “las luces y las sombras luchan por abrirse paso”. Aunque no rebasa la frontera de lo tenebroso, el artista imagina el paisaje del Cielo “como un infinito espacio negro, negro muerte”, según afirma en la entrevista incluida en el interior del catálogo.

El original catálogo editado con ocasión de la muestra, que adopta la forma de misal con portada, algunas páginas y lomos dorados, no sólo reproduce las obras seleccionadas, sino que incluye además dibujos parciales de la catedral de Burgos y alguna otra iglesia, así como bocetos con anotaciones originales que señalan el camino creativo del autor.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS