Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marisco y flamenco

El actor, protagonista en ‘Blackthorn’, reivindica un Madrid más verde. Mientras, se pasea por Vallecas con un poco de marisco y luego un tablao en los Austrias

Eduardo Noriega, en el cerro del Tío Pío, uno de sus lugares favoritos de Vallecas. Ampliar foto
Eduardo Noriega, en el cerro del Tío Pío, uno de sus lugares favoritos de Vallecas.

1. Villa de Vallecas. Distrito de Madrid desde 1950, aún conserva el trato cercano y amable de pueblo hecho en gran parte de la emigración rural española. Hoy es un ejemplo de integración y convivencia.

 2. El cerro del Tío Pío. O Parque de las Tetas (Vallecas) por la forma de sus suaves colinas levantadas en los años setenta sobre los escombros de las antiguas viviendas de la emigración. Hay que reivindicar más espacios verdes para Madrid. Nuestro anterior alcalde, Gallardón, no paró de inaugurar plazas y paseos casi siempre de hormigón. Éste, sin grandes alardes, ofrece una de las mejores vistas de la ciudad con la Sierra de Guadarrama al fondo.

2. Marisquería Alberto. Después del paseo, y continuando en Vallecas, una parada para coger fuerzas en la marisquería de Alberto Álvarez, que lleva toda la vida en la hostelería y tiene uno de los mejores géneros traídos, por supuesto, de Mercamadrid. Petri hace los mejores lenguados a la plancha que he probado en mi vida. (Avenida de Pablo Neruda 96)

4. Jardines de las Vistillas. Siguiendo con los espacios verdes y abiertos, esta vez en el centro histórico, un espacio ajardinado sobre un cerro y con vistas impresionantes a la Ribera del Manzanares y a La Casa de Campo. Es probable que este espacio natural se vea reducido por la construcción de La Casa de la Iglesia.

5.Templo de Debod. Seguramentemente, uno de los edificios más extemporáneos y curiosos de la capital. Además, detrás del templo, nos encontramos con una balconada orientada al sur-oeste sobre La Casa de Campo, con una de las mejores puestas de sol de Madrid.

Del norte

Empezó con solfeo y piano en su ciudad natal (Santander, 1973) hasta que con casi 20 años prueba y estudia arte dramático en Madrid. Su debú en la gran pantalla fue con Historias del Kronen. Luego, unas 30 películas: Abre los ojos, Plata quemada...

6. Restaurante Las Carboneras. En el Madrid de los Austrias (Plaza Conde de Miranda 1), barrio histórico y con la impresionante arquitectura de los Habsburgo, tenemos un restaurante-tablao flamenco tradicional con los mejores bailaores de España. Aquí he tenido la suerte de disfrutar con Rafael Amargo, Manuel Liñán, Marcos Flores...

7. Malasaña. Uno o de mis barrios preferidos. Enmarcado por cuatro arterias fundamentales del centro, sin embargo, pasa como con muchos barrios de la capital, que tiene sensación de pueblo pequeño e independiente. En continúa ebullición y con todo tipo de negocios originales, mezclados con vestigios de La Movida, como los garitos míticos La Vía Láctea o el Penta...

8 Microteatro por Dinero. Junto con Matadero es una de las iniciativas teatrales más interesantes y originales de los últimos años. Sala dinámica y multiusos. Mini-espectáculos para todos los gustos donde el espectador comparte, literalmente, escenario con el intérprete.

9. Restaurante Las Mañanitas. Regentado por Ernesto Díaz Trincado con comida mexicana auténtica y un magnífico servicio encabezado por Nélida Álvarez. Ambiente divertido, rancheras y los mejores Tequilas en el centro de la ciudad. (Fuencarral 82)

10. Pequeño Cine Estudio. Uno de los últimos reductos para románticos del cine. Quizá no la más tecnológica de las salas madrileñas, y semiescondida en un callejón transversal a Magallanes, pero te brinda una de las pocas oportunidades de ver clásicos y ciclos de cine de autor en versión original. (Magallanes 1).

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram