Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FESTIVAL MIL·LENNI

La historia del jazz en un saxo

Lovano voló muy alto mostrando esa sonoridad profunda y penetrante que le caracteriza

Todo el mundo coincide (crítica, público y compañeros de profesión) en que Joe Lovano es uno de los mejores saxos no solo de las últimas generaciones, sino de toda la historia del jazz. En su nueva visita a Barcelona el italoamericano lo dejó más que claro a pesar de un acompañamiento bastante discutible.

Hace varias décadas los solistas de jazz viajaban solo con su instrumento (algunos todavía están condenados a hacerlo ahora) y en cada ciudad tocaban con el grupo de la casa; unas veces la cosa funcionaba, otras no tanto. Por supuesto, todos los clubes tenían un grupo fijo. Ahora los locales ya no lo tienen, así que Joe Lovano ha decidido adaptar esa costumbre y, para abaratar costes, ha montado un grupo europeo para apoyarle en sus giras por el Viejo Continente. La lástima es que ese Europa Quartet está a años luz de las bandas con las que suele ir de gira y grabar el saxofonista. En su concierto barcelonés solo el batería Francisco Mela salvó los papeles.

JOE LOVANO EUROPA QUARTET.

Joe Lovano, Salvatore Bonafede, Petar Slavov y Francisco Mela.

L’Auditori, 4 de marzo.

Sobre ese acompañamiento discreto, Lovano voló muy alto mostrando una vez tras otra esa sonoridad profunda y penetrante que le caracteriza, su tremenda elegancia en el fraseo y la increíble capacidad para asimilar toda la historia del jazz y convertirla en algo totalmente actual. Lovano se paseó de Dexter Gordon a John Coltrane, se detuvo en Charlie Parker y recordó a dos compañeros fallecidos, los baterías Ed Blackwell y Paul Motian para acabar recuperando su ya eterno homenaje a Caruso. Con una rítmica competente habría sido un concierto redondo.