Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una mujer reúne 90.000 firmas para que el banco no la desahucie de su piso

Debe abandonar la casa, en la que vive con su marido y sus dos hijas menores, el 22 de marzo

A pesar haberse quedado con la vivienda, la entidad le reclama una deuda de 110.000 euros

Una mujer presenta 90.000 firmas para intentar evitar que el banco la desahucie del piso donde vive con su familia.
Una mujer presenta 90.000 firmas para intentar evitar que el banco la desahucie del piso donde vive con su familia.

Paola Angulo, colombiana de 33 años, casada y con dos hijas pequeñas, acudió ayer a la oficina de Deutsche Bank de la plaza del Ayuntamiento de Valencia para presentar una carta de apoyo respaldada por 89.962 firmas logradas por Internet con la que evitar su desahucio el 22 de marzo. Angulo pretendía negociar una alternativa a la expulsión de su casa o, al menos, que la entidad financiera le permitiese seguir viviendo en ella a cambio de un alquiler hasta que termine el curso escolar. El banco ya se ha quedado formalmente con su casa por un 60% del precio que la tasó al concederle el crédito y le reclama, además, 110.000 euros. La mujer tuvo problemas, sin embargo, incluso para poder entrar en la oficina de la entidad.

“Había venido cinco veces para intentar hablar con el director, pero no me recibía”, comentaba. Ayer se presentó acompañada de una veintena de personas de la Asociación de Vecinos del Parque Alcosa de Alfafar, donde vive, y de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. "El vigilante de seguridad nos ha impedido el paso. A mí me ha dicho que no podía entrar porque llevaba puesta una chapa en la que pone Stop Desahucios. Me la he quitado y entonces ha dicho que solo podían entrar los clientes", explicó Yolanda Prats, asesora jurídica de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca.

A la esquina llegó un furgón de la policía, que no llegó a intervenir, y Angulo y Prat consiguieron acceder al banco, aunque sin mucho éxito: "No nos han dejado entrar al despacho del director. Nos ha atendido de pie en el mostrador y nos ha dicho que la decisión no estaba en su mano, que lo pondría en conocimiento del departamento jurídico correspondiente. Le hemos pedido que nos dijera qué departamento era, para comunicarnos con ellos. Pero solo nos ha dado un número de atención al cliente, un 902”, contó Prats.

La mujer quiere que se le condone la deuda y le dejen vivir en el piso con un alquiler social

La propuesta de la afectada por el desahucio era que el banco le permitiera quedarse en la vivienda pagando un “alquiler social”. Una expresión que en el humilde contexto del Parque Alcosa, explicó Julián Moyano, secretario de la asociación de vecinos, equivale a un alquiler de mercado. Y que se le condonase la deuda “para tener una segunda oportunidad”, afirmó Moyano.

La historia de Paola Angulo y su marido Marcelo, uruguayo, encarna en buena medida el auge y caída de la economía española. Paola llegó a Valencia en 2001. En 2004 se casó y tuvo su primera hija. En 2005 obtuvo la residencia legal. Ella (empleada de hogar) y su marido (construcción), y su hermana (hostelería) tenían empleos indefinidos y decidieron comprar sendos pisos. La inmobiliaria les facilitó hipotecas a ella y a su hermana en las que cada una hacía de avalista de la otra. En 2008 perdieron sus empleos. En 2010 la CAM se quedó con el piso de su hermana, que volvió a Colombia. Más tarde, Paola perdió el suyo, y ahora carga con las deudas de las dos.