Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El carnicero del 'caso Contador' baraja reclamar daños y perjuicios a la justicia

Javier Zabaleta denuncia la "persecución" sufrida

La Diputación de Gipuzkoa rinde homenaje al profesional de Irún

Javier Zabaleta en la Diputación de Gipuzkoa
Javier Zabaleta en la Diputación de Gipuzkoa

El carnicero del caso Contador, Javier Zabaleta, baraja junto a sus abogados recurrir ante los tribunales por los daños causados en su imagen. El carnicero, propietario de varios establecimientos en Irún, se vio salpicado por el positivo de clembuterol del ciclista Alberto Contador, después de que este justificara un posible caso de dopaje por el consumo de una carne comprada en una de las carnicerías de Zabaleta.

El carnicero, emocionado y nervioso, ha recibido esta mañana un homenaje de la Diputación de Gipuzkoa, porque "su profesionalidad se ha puesto en tela de juicio" y no se ha respetado "su presunción de inocencia", ha explicado el diputado de Innovación, Desarrollo Rural y Turismo, Jon Peli Uriguen. Al acto han asistido además varios representantes de asociaciones cárnicas de la provincia.

"[Mis abogados] están examinando todas las declaraciones", ha subrayado Zabaleta, ante la posibilidad de recurrir a los tribunales. El carnicero ha denunciado la "persecución" a la que se ha visto sometido, entre otros, por "una empresa de detectives" que siguieron durante una temporada todos sus movimientos y los de varios de sus proveedores.

"La gente se acuerda de ti cuando hace buen tiempo. Hasta que no se hizo pública la sentencia, pocos se acordaron de mí o me apoyaron", ha recordado Zabaleta, que ha expresado su deseo de que esta sea la última vez que habla sobre el asunto. El carnicero ha puntualizado que la decisión de la defensa de Contador de achacar el positivo al consumo de un solomillo solo se puede entender por el desconocimiento de los controles a los que se someten las reses, "[no sabían] hasta que punto el tema de la carne está controlado".

El carnicero además ha explicado que en ningún momento el propio Contador o gente de su entorno se han puesto en contacto con él. "En Lausana estuve a dos metros de él, le miré un par de veces pero no se cruzaron nuestras miradas". Zabaleta, confeso seguidor del ciclismo y de Contador, ha señalado con sarcasmo que a partir de ahora prestará "más interés" al ciclista, y ha asegurado que la confianza de sus clientes ha impedido que el escándalo haya afectado a sus ventas.