Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los estudiantes llevan la protesta a los domicilios de Camps y Barberá

El sindicato convoca a la izquierda a unirse a la huelga general del 29-F

Estudiantes con las manos levantadas frente a los agentes que custodian el edificio donde reside Rita Barberá.
Estudiantes con las manos levantadas frente a los agentes que custodian el edificio donde reside Rita Barberá.

“Los delincuentes están ahí arriba”, gritaron ayer en el Ayuntamiento los centenares de personas reunidas, un día más, para quejarse contra los recortes sociales y los abusos policiales del pasado lunes. La manifestación que partió ayer por la tarde desde el IES Lluís Vives de Valencia, encabezada por estudiantes y continuada por sindicatos, alteró su recorrido hasta la Delegación del Gobierno para protestar frente a los domicilios del expresidente, Francisco Camps, y la alcaldesa, Rita Barberá. Al recurrente grito de “Sánchez de León, dimisión”, se le sumaron los destinados contra los dirigentes populares.

“Camps, este es el jurado popular” o “Rita, al tribunal”, fueron los gritos más empleados por los asistentes. Sergio Cebollada, un estudiante de Ciencias Políticas de 19 años, comentaba que no va a “dejar pasar los problemas de la educación y demás servicios sociales”. “Podemos cambiar la situación. El primer paso es que enfoquen los gastos a las necesidades reales”, alegaba durante la marcha.

En estos dos puntos de la protesta, los manifestantes se enfrentaron a la escasa presencia policial con proclamas como “el enemigo paga vuestros sueldos” o “Menos Louis Vuitton y más educación”. Silvia Mínguez, una maestra de 30 años que acudió con su pareja y su hija Lila, de dos años, explicaba que “aunque no consigamos la dimisión, por lo menos sirve para que se acaben los palos y que los estudiantes se impliquen”.

"Menos Louis Vuitton y más educación", gritaban los jóvenes

La protesta se extendió por las calles que bordean al Ayuntamiento y hasta la sede del PP durante más de tres horas. Juan García, monitor de tiempo libre de 21 años, viene todos los días: “A mí los recortes me afectan igual que a los estudiantes”, explicaba, “y pienso seguir hasta que esto cambie. No tengo miedo ni aunque nos vengan a pegar”.

Por la mañana, el sindicato de estudiantes ratificó la convocatoria de huelga general para el próximo día 29: “Tenemos que luchar con un plan serio”, explicaron Carlos Naranjo, coordinador del sindicato, y Beatriz García, de la comisión ejecutiva. Los activistas llamaron a los sindicatos mayoritarios y líderes de la izquierda para que se unan a la convocatoria “porque tienen un papel fundamental”. También señalaron que presentarán medidas legales “por el maltrato, las palizas y las vejaciones” de las fuerzas de seguridad.