Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La exdirectora de la CAM pide la nulidad de su despido por vulneración de su honor

María Dolores Amorós acusa al Banco de España de vulnerar sus derechos fundamentales

El fiscal se persona en la vista oral que se celebrará el próximo viernes

María Dolores Amorós, en una imagen de archivo.
María Dolores Amorós, en una imagen de archivo.

María Dolores Amorós, exdirectora general de Caja Mediterráneo (CAM), pedirá la nulidad de su despido de la extinta caja acordado por los interventores del Banco de España el pasado mes de septiembre por supuesta vulneración de sus derechos fundamentales. En su demanda laboral, la exejecutiva de la caja expone que en el trámite de su despido el Banco de España vulneró su derecho "al honor, propia imagen y dignidad personal y profesional". La vista oral por la demanda laboral de Amorós se celebrará el próximo viernes en el Juzgado de lo Social número 4 de Alicante. La Fiscalía de Alicante se ha personado en la causa a raíz de la  apelación a sus derechos fundamentales de la demandante.   

La exdirectora general de la CAM  pide subsidiariamente a la nulidad de su despido, la improcedencia del mismo, extremo que conllevaría su readmisión o indemnización. Amorós no cuantifica en la demanda el monto de la indemnización que reclama a su antigua empresa.

María Dolores Amorós llegó al cargo de directora general de la CAM el 16 de febrero de 2011, en sustitución de Roberto López Abad y en pleno proceso de la entidad para consolidar la fusión fría con Cajastur, Caja Cantabria y Caja de Extremadura. Nada más llegar al puesto la exdirectiva se puso un sueldo de 600.000 euros y se asignó una pensión vitalicia 360.497 euros a espaldas a los órganos de control de la caja.

El Banco de España la echó si derecho a indemnización por alterar  balances

El pasado 10 de agosto, apenas tres semanas después de la intervención de la caja, los nuevos administradores de la entidad destituyeron provisionalmente a la directora general. Más adelante, el 27 de septiembre, los interventores acordaron la "destitución fulminante y sin indemnización" de Amorós  por alterar los balances de la entidad, deficiente gestión  y una "actuación en materia de previsión social complementaria en beneficio propio".

La Fiscalía de Alicante ha acordado personarse en la demanda de Amorós, pero ha rechazado la petición del abogado de la plataforma de afectados de CAM de suspender el juicio. El letrado de este colectivo consideraba que se debía anular esa vista oral porque Amorós está encartada en otras investigaciones judiciales de carácter penal. La ex directora general de la CAM es objeto de una investigación por parte de la Fiscalía Anticorrupción y está implicada en una querella que instruye la Audiencia Nacional. No obstante, Amorós aún no ha sido denunciada por la Fiscalía ni imputada por ningún juez.