Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sin novedad en el ‘cececebé’

El nuevo director presenta la programación y garantiza una total continuidad

Marçal Sintes, nuevo director del Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona.
Marçal Sintes, nuevo director del Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona.

Detrás del polémico e improvisado relevo de Josep Ramoneda al frente del Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) no hay ni un cambio de rumbo, ni una revisión del modelo, sino “continuidad”. Ese fue, al menos, el leit motiv de la intervención, ayer, de su sustituto, el periodista Marçal Sintes (Vilafranca del Penedès, 1967), durante la presentación de la programación de la temporada 2012, cuando dijo que desea “dar continuidad a un modelo de éxito” y no se plantea “ni cambios bruscos ni revoluciones”, todo lo más “mejorar en lo posible y adaptarse a la situación de crisis económica”.

Una crisis que se ha comido este año un 15% del presupuesto respecto al de 2011, situándolo en 9,5 millones de euros. Desde que llegaron los recortes en 2009, la financiación del CCCB se ha reducido un 24%, dejando la capacidad a un nivel “mínimo” que todavía permite mantener el modelo y que el CCCB “continúe siendo un referente internacional”, pero que por debajo del cual habría que replanteárselo, según Sintes.

A Sintes no le dolieron prendas en reconocer que la programación de 2012 que presentaba es la que se encontró sobre la mesa cuando llegó al CCCB hace poco más de un mes y medio, aunque apuntó que, si fuera posible mejorarla, tal vez introduciría alguna novedad para el segundo semestre del año. Anunció que antes del verano presentará un plan estratégico para los próximos cuatro años, basado en cuatro principios: continuidad, refuerzo, apertura y ambición.

A excepción de Jordi Batlló e Iván de la Nuez, que dejaron el CCCB con Ramoneda, Sintes ha mantenido el mismo equipo. Ayer anunció que en marzo nombrará un nuevo jefe de exposiciones en sustitución de Batlló y que, por el momento, el subdirector Jaume Badia se hará cargo de la coordinación de actividades culturales que llevaba De la Nuez.

Sintes apuntó su interés por aumentar la presencia de los grandes debates científicos — la mecánica cuántica y el conocimiento del cerebro”— y por “acoger voces diferentes y discrepantes, incluso muy discrepantes”, y anunció para 2013 una nueva exposición del ciclo de escritores y ciudades con el binomio Roma-Pasolini.

De la programación de este año destaca la exposición dedicada a explorar el periodo de esplendor del Paralelo barcelonés, que entre 1900 y el estallido de la Guerra Civil en 1936 fue la arteria más bulliciosa de la ciudad, donde se acumulaban los teatros que ofrecían todo tipo de espectáculos, las terrazas de los cafés llenaban las aceras y hervía la cultura popular de un momento histórico que se asomaba al abismo. El Paralelo, dijo Sintes, “fue la cuna de una modernidad popular, del noucentisme alternativo”. La exposición, adelantó, abarcará aspectos del arte, del teatro popular, de la política, del anarquismo, los movimientos sociales e incluso el urbanismo.

El CCCB mantiene las grandes citas con el Sónar, Dies de Dansa, Hipnotik y L’Alternativa, aunque este año no habrá Cosmópolis —es bienal— y no será escenario del Festival Flamenco Ciutat Vella, que se muda al Mercat de les Flors, ni del on line Flash Film Festival (OFFF), que necesita más espacio y posiblemente se traslade al nuevo Disseny Hub (Dhub) de Glòries. En el campo del pensamiento, se anuncia la premio Nobel Herta Müller, y en el de la fotografía, las exposiciones del festival de Perpiñán Visa pour l’image, dedicadas a Martina Bacigalupo, Yuri Kozyrev, Shaul Schwarz y a la revista Days Japan; la del fotógrafo de la agencia Magnum Martin Parr, y la cita habitual, en otoño, con el World Press Photo, que este año ha recaído en el fotógrafo barcelonés Samuel Aranda.