Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Xurxo Lobato retrata la vida de las vacas en el siglo XXI

El Museo do Pobo acoge una muestra didáctica sobre el animal más gallego

La vaca, ese símbolo no oficial de Galicia, es el objeto de una exposición didáctica que se abrió ayer en el Museo do Pobo Galego. El fotógrafo Xurxo Lobato realizó a lo largo de los últimos cinco años un recorrido por los distintos escenarios en los que las vacas pasan su existencia, desde los prados donde pastan a los galpones en los que son ordeñadas o el matadero donde muchas de ellas terminan sus días. Después de su paso por Santiago, la muestra iniciará un recorrido que la llevará hasta Ourense, Vilagarcía de Arousa, Silleda, Vigo, A Coruña, Pontevedra y Lugo.

 La exposición, patrocinada por la empresa láctea Larsa, pretende servir de homenaje a un animal que “debería ser un elemento de referencia para los gallegos, al igual que pasa en otros países, como Holanda, donde la vaca es prácticamente el símbolo nacional”, indica Lobato, quien trata de plantear a través de las imágenes una reflexión sobre el cambio que ha experimentado la vida de las vacas en Galicia en las últimas décadas y también la forma en la que las vemos. “Cuando empecé a fotografíar a las vacas, a finales de los años setenta, eran casi un animal de compañía en las aldeas del país. Ahora se han convertido en unidades de producción. Eso sí, antes y ahora son muy importantes para la economía gallega”, indica el fotógrafo.

En total, se presentan más de 130 fotografías, situadas en paneles, junto a textos en los que escritores, ganaderos, empresarios, periodistas e historiadores dan su visión sobre lo que la vaca ha representado y representa para la sociedad gallega. Entre los autores de los textos se encuentran la empresaria Rosalía Mera, el escritor Manuel Rivas, el ganadero y vicepresidente de la fundación Castelao, Miguel Anxo Seixas, y el presidente de la Real Academia Galega, Xosé Luis Méndez Ferrín.

Lobato explica que su intención no es la de ofrecer una visión nostálgica sobre lo que la vaca representa para Galicia, sino más bien dar una idea del papel que este animal sigue ocupando en el paisaje gallego aunque ahora muchas de ellas se encuentren estabuladas y apenas salgan al exterior. “Uno de mis sueños es llenar de vacas la Cidade da Cultura”, confiesa el fotógrafo. Sin duda que sería una imagen curiosa.

“Uno de mis sueños es llenar de vacas la Cidade da Cultura”, afirma el fotógrafo

La muestra O país das vacas tiene un espacio dedicado a reproducir como los artistas han visto a este símbolo gallego a lo largo de muchas décadas. Incluso aparece una fotografía de un bajorrelieve de la época romana en Lugo, donde ya se veía a una vaca junto a un buey y un ternero. También se recuerda uno de los carteles, con motivo vacuno, realizado por Castelao con motivo de la votación del Estatuto de Galicia de 1936. La visión de artistas históricos gallegos como Manuel Colmeiro y Luis Seoane se mezcla con la de otros contemporáneos como Manuel Moldes o Paco Pestana. Cada uno la ve de una forma diferente pero lo que queda claro es que la vaca, aunque cada vez esté menos presente en nuestro paisaje, sigue siendo un símbolo del modo de vida gallego.