Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cultura unifica todas las competencias del audiovisual

El conselleiro culpa al bipartito de aumentar los costes de la Cidade da Cultura

Hace ocho meses, el PP tumbó en el Parlamento una propuesta del BNG para suprimir el Consorcio Audiovisual que contaba también con el apoyo de los socialistas. Ya han cambiado de idea. El conselleiro de Cultura e Educación, Jesús Vázquez, anunció ayer en el Parlamento la desaparición del organismo. No concretó los plazos ni aclaró qué va a pasar con los trabajadores, readmitidos por imperativo judicial en octubre de 2010. Tampoco se sabe qué destino le espera al actual director, Anxo Quintanilla. Solo dijo que la “ventanilla única” del sector estará integrada en la Axencia Galega de Industrias Culturais (Agadic).

 

Fue un golpe de efecto. Vázquez comparecía a petición propia para desgranar sus planes para lo que queda de legislatura, pero no dijo una palabra sobre consorcio en su discurso. Tampoco sobre las deudas que arrastra la consellería, aunque solo al sector de las artes escénicas le debe 1,2 millones. Agradeció al exconselleiro Roberto Varela su “brillante contribución”, justificó la fusión de las áreas que tiene a su cargo —”no hay cultura sin educación ni educación sin cultura, y menos en Galicia”— y prometió aprobar “estos días” el plan sectorial de la Cidade do Mar de Vigo y sacar adelante tres leyes, ninguna nueva: bibliotecas, patrimonio y universidades. El comodín lo guardó para el turno de réplica.

Aunque el presidente es el único que puede remodelar el Gobierno, el PP ha preferido que los cambios los expliquen otros en la Cámara. Ayer lo intentaron el conselleiro más reforzado por la reestructuración y el diputado popular Román Rodríguez, con similares argumentos: la “austeridad”, uno, y la homologación con el Ejecutivo de Rajoy y las instituciones comunitarias, el otro. La oposición se lo reprochó con vehemencia. Ana Pontón, del BNG, acusó a Feijóo de “huir” del debate, “esconderse” tras sus conselleiros y someterse al dictado de Madrid. Concepción Burgo, del PSdeG, fue más allá: “Su voluntad es apartar a un sector que les resulta incómodo”.

El idioma y el Gaiás enzarzaron el debate. Vázquez defendió su “modelo lingüístico de cordialidad y convivencia refrendado por la calle” y reivindicó su gestión de la Cidade da Cultura frente a la “improvisación” y el “proyecto errático” del bipartito, que provocó, dijo, “importantes incrementos en los costes”. Burgo responsabilizó al conselleiro y al secretario general de Cultura, Anxo Lorenzo, “del mayor ataque al gallego en la autonomía” y criticó que el complejo no haya sido rentable “ni siquiera para Santiago”. Pontón denunció la “política lingüicida” del PP, recordó que el Plan Gaiás sigue "escondido" y avanzó que la paralización hasta 2014 de los dos edificios que faltan por construir no colma al BNG.