Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suspendido el juicio a Callón por injurias tras la recusación de la juez

Dirigentes nacionalistas arropan al presidente de A Mesa denunciado por un magistrado

El juez que ha denunciado al presidente de A Mesa, Fraga Mandián (con corbata), junto al diputado nacionalista Bieito Lobeira, ayer en el juicio.
El juez que ha denunciado al presidente de A Mesa, Fraga Mandián (con corbata), junto al diputado nacionalista Bieito Lobeira, ayer en el juicio.

Fue la propia juez instructora, Carmen Caramés Millán, la que planteó ayer el interrogante sobre su imparcialidad para decidir sobre la denuncia por injurias del magistrado Antonio Fraga Mandián contra el presidente de A Mesa pola Normalización Lingüística, Carlos Callón. En un nuevo sobresalto sobre este rocambolesco caso, el juicio por faltas que se iba a celebrar ayer en la sala de instrucción número 2 de A Coruña se suspendió nada más empezar.

 Y es que la juez que debía resolver si los reproches de Callón contra Fraga Mandián por jactarse el magistrado de no tener “ningún rubor en usar la legalidad del toponimo La Coruña” ya se había pronunciado: en un auto emitido hace casi un año, tras examinar las circunstancias y hechos denunciados por el que es también juez decano de A Coruña, Caramés Millán decidió archivar la causa por no ver indicio de delito ni de falta en las declaraciones de Callón que le valieron ser denunciado por injurias. La fiscalía avaló aquella decisión.

Pero Fraga Mandián recurrió y la Audiencia Provincial de A Coruña ordenó celebrar el juicio contra Callón. El presidente de A Mesa había sido denunciado por reprobar hace más de dos años al magistrado, retomando las expresiones de este con un interrogante añadido: “¿Qué otras leyes no tendría rubor en incumplir?”. La de Normalización Lingüística, en vigor desde 1983, establece que los topónimos gallegos son los únicos válidos oficialmente.

El abogado de Callón también tenía preparado ayer un escrito de recusación contra la juez. Arguyó que puede ser incompatible que la instructora del caso sea la que también lo juzgue. Pero Caramés rechazó que esta pueda ser una circunstancia que afecte a su imparcialidad. Aunque lo que sí “puede afectar la resolución del juicio”, reconoció la magistrada, es su auto en el que ya consideró que no hay indicios de delito. La fiscal también comparte estas dudas.

El juicio se suspendió hasta que Caramés decida sobre su recusación. Algo a lo que sorprendemente se opuso el abogado de Fraga Mandián, quien aseguró no tener duda alguna sobre la imparcialidad de la juez. “No existe ilegalidad o injuria alguna en recordar a un juez que tiene que cumplir la ley”, se ratificó ayer Callón al salir del tribunal. Arropado por decenas de personas, entre ellas numerosos dirigentes y cargos del BNG, como su portavoz nacional Guillerme Vázquez, el presidente de A Mesa reiteró su confianza de que el proceso se resuelva finalmente a su favor.

 

Más información