Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ana Mato y Feijóo piden “medidas valientes” para salvar la sanidad pública

El presidente advierte de que “hay más problemas que nunca”

La exconselleira de Sanidade, Pilar Farjas, y su sucesora en el cargo, Rocío Mosquera, esperan la llegada de la ministra Mato en San Lázaro.
La exconselleira de Sanidade, Pilar Farjas, y su sucesora en el cargo, Rocío Mosquera, esperan la llegada de la ministra Mato en San Lázaro.

Galicia ya se ha ofrecido al Ministerio de Sanidad para afrontar las “medidas valientes” que garanticen la pervivencia del sistema sanitario público actual (gratuito y de calidad). Esto es, la firma del Pacto de Estado por la sanidad y los servicios sociales que reclama la ministra Ana Mato y que apela a priorizar el gasto en lo “imprescindible” mientras se conmina al “esfuerzo” ciudadano y a la “motivación” de los profesionales. Mato se propone que los “derechos no queden sometidos a los avatares económicos”. Feijóo, combinar “idealismo y pragmatismo” de forma que “ni la crisis económica ni los cambios políticos afecten un ápice a la calidad” de la asistencia sanitaria.

En la fiesta de las dos décadas del Servicio Galego de Saúde (Sergas) que ayer se celebró en el Palacio de Congresos de Santiago, solo planeaba la crisis y la necesidad del “esfuerzo colectivo para garantizar otros 20 años más de “uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo”. Repitieron, casi calcado, este mensaje la ministra y la conselleira Rocío Mosquera. Esta última, poniéndole título de los Beatles, al referirse al “largo y tortuoso camino” que nos espera. La fiesta fue pequeña. Nadie pronunció la palabra copago. Pero nadie ocultó las “dificultades”. Feijóo reconoció que “hay más problemas que nunca” e instó a adoptar “medidas valientes” para mantener el sistema considerando que “pueden haber perdido eficacia” las fórmulas de gestión que antes fueron eficaces.

Tanto ministra y conselleira como antes la actual secretaria de Estado Pilar Farjas y después el presidente de la Xunta, garantizaron la permanencia del sistema sanitario público conseguido “tras 20 años de desarrollo económico, educativo y social en búsqueda constante de la excelencia” —que Mato agradeció especialmente al expresidente Manuel Fraga— pero apelando a la “eficacia”, a ese reiterado reclamo del “hacer más con menos” que no cesan de predicar los representantes del Gobierno de Feijóo. Mosquera le llamó ayer “gestionar de forma rigurosa” y fue precisa al reseñar que su gestión consistirá en “dejar de gastar en lo prescindible para gastar en lo imprescindible”. La única forma, explicó, para que “el sistema público de salud puede mantenerse” otros tantos años. La conselleira se impone el compromiso de “seguir mejorándolo” aunque ya anuncia que “sin la colaboración de los ciudadanos no se podrá llevar a buen puerto”. Y volvió a conminar a los ciudadanos a hacer “buen uso” de la sanidad pública.

Apelaron al “esfuerzo ciudadano” y a la “motivación” de los médicos

Feijóo no solo ofreció a la ministra Mato su adhesión al Pacto de Estado sanitario que, en su opinión, supondrá que la sanidad pública “pueda ser viable y perdurable y que puedan seguir disfrutándola las generaciones próximas”. El presidente de la Xunta pidió que se adopten “medidas valientes” para que se pueda mantener y, entre la distinción que tanto él como su conselleira hacen entre “prescindible e imprescindible”, el presidente advierte de que la sanidad pública es “prioritaria. Imprescindible”. Y precisó que cuesta 60.000 millones de euros anuales lo que “supera el gasto público de Portugal” por lo que confía en que “no se convierta en víctima de la crisis”.

La fiesta del cumpleaños de la sanidad pública gallega se completó con la presentación de una memoria de la gestión de la sanidad pública gallega desde el nacimiento del Sergas, el 28 de diciembre de 1990.