Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ernest Maragall ve a Chacón como la renuncia del socialismo catalán

El exconsejero ve a la candidata "artificial" y con ideas "adquiridas o alquiladas"

Considera a Rubalcaba como "una de las mejores representaciones del concepto Estado"

Chacón, aplaudiendo durante el congreso del PSOE
Chacón, aplaudiendo durante el congreso del PSOE AFP

La relación del Partit dels Socialistes con la candidata a liderar el PSOE Carme Chacón es contradictoria. Si bien la inmensa mayoría de delegados socialistas catalanes apoyarán a la exminsitra de Defensa en el congreso, el sector más catalanista del partido se encarga de demostrar su rechazo a la que fue candidata del PSC en estas generales. Uno de los representantes más activos de este sector, el exconsejero de Educación de la Generalitat Ernest Maragall, ha sido muy duro con Chacón en un artículo publicado esta tarde en su blog. Maragall analiza los dos candidatos a liderar el PSOE, y sentencia, sobre la exministra: "Su candidatura es, en sí misma, el mejor indicador de la renuncia del socialismo catalán a existir y actuar con responsabilidad propia", asegura.

Maragall sostiene que la candidatura de Chacón es inaceptable para un "ciudadano progresista de Cataluña" y caracteriza su campaña como el afán de "descatalanizar" su imagen. "Chacón es una mujer con innegable capacidad de seducción puesta al servicio de no sabemos qué proyecto político (que no sea el estrictamente personal)", concluye Maragall. La dura descripción del exconsejero catalán dibuja a la candidata como una mujer ambiciosa, que compite en el mercado de las ideas sin dejar claro "qué ideas son propias, y cuántas adquiridas o alquiladas". Y remacha: "Si Rubalcaba no dice nada de nuevo, Chacón le pone un aparente entusiasmo tan visible como artificial". 

Chacón pone su indudable seducción al servicio de no sabemos qué proyecto político

El otro aspirante a liderar el PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, sale mejor parado de la descripción de Maragall. "Es un político de amplia experiencia, tanto de gobierno como de partido, una de las mejores representaciones del concepto Estado. Ofrece todo tipo de garantías desde el punto de vista ideológico, en tanto que fiel representante de la ortodoxia socialdemócrata", le alaba. En cambio, sostiene que el candidato no tiene "propuestas relevantes sobre las reformas imprescindibles del Estado del Bienestar" y que sus postulados son contrarios al sector catalanista del PSC. "Su oferta es recentralizadora, de marcha atrás y limitación explícita para las aspiraciones básicas del autogobierno catalán". 

Maragall ve un panorama negro para el PSC en Sevilla. "¿Qué es mejor? ¿Un adversario formidable pero sólido, con quien tratar de llegar a acuerdos estables y respetables? [Rubalcaba], ¿O un amigo presunto pero en estado líquido o gaseoso, a quién perseguir en la búsqueda imposible de resultados tangibles? [Chacón]". El exconsejero, apartado de la nueva dirección de los socialistas catalanes, apostilla que el PSC deberá seguir buscando el proyecto que necesita.