Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Novagalicia Banco plantea hasta 700 bajas y el cierre de 110 oficinas

Los sindicatos rechazan ajustes antes de conocer las medidas del Gobierno

Cierre de una oficina de Novagalicia Banco en Santiago el pasado mes de noviembre.
Cierre de una oficina de Novagalicia Banco en Santiago el pasado mes de noviembre.

Hágase esta composición de lugar: a un lado, representantes del comité de empresa de Novagalicia Banco, al otro, los jefes de recursos humanos y cinco abogados expertos en asesoramiento laboral con despacho en Madrid. Los mismos que asistieron a Novacaixagalicia cuando prejubiló a 1.200 empleados.

Los segundos empiezan a hablar. Lo hacen durante más una hora dibujando un oscuro horizonte con las previsiones del Fondo Monetario Internacional y las directrices del Banco de España. La caída de ingresos en la banca, exponen, es del 40% y el beneficio del sector en 2011 se desplomará un 66%. Al final llegan al tema que les ha llevado a convocar el encuentro. La empresa asegura que tiene que ahorrar en personal 50 millones más al año porque así se lo exigen "los inversores" que están preparando su entrada en la entidad. Para eso aseguran que es necesario reducir (no hablan de despedir) entre 600 y 700 puestos de trabajo. De ellos, entre 350 y 400 estarían en la red de oficinas ubicadas fuera de Galicia. Los servicios centrales añadirían un recorte de entre 280 y 340 personas, de las cuales 180 tienen asignado un puesto de trabajo en Galicia.

"La integración requiere estas medidas laborales", llega a decir uno de los asesores legales durante la reunión. "¿Qué integración?", le pregunta el representante de CIG. Y rectifica: "Tanto para una hipotética integración en otro proyecto como para continuar con el plan actual, que es el objetivo, estas medidas son necesarias". Los entrecomillados resumen lo que los portavoces sindicales trasladaron ayer a este periódico tras el encuentro.

Fuentes internas cifran la reducción en Galicia de 180 puestos

En el comunicado oficial van algunos matices. El primero, que se trata de un ejercicio teórico de bajas que se pueden alcanzar de muchas maneras. "En el curso de la negociación, el banco estudiará medidas de ahorro por la vía de la reducción de plantilla así como de disminuciones salariales progresivas, con mayor impacto en las retribuciones más elevadas". Pero de reducciones salariales nada se habló por la mañana. "Seguramente las tendrían en mente", reflexiona Luis Mariño, de Comisiones Obreras. "Tanto nosotros como UGT y CSICA estamos en la línea de buscar un acuerdo global para toda la plantilla, pero creemos que ahora no es el momento de presentar ninguna reducción de empleo".

La empresa que preside José María Castellano cree por el contrario, que no hay que perder tiempo. Porque en el fondo flota la idea de que, con o sin ajuste, Novagalicia tiene los días contados como una entidad gallega. Los propios sindicatos lo admiten de puertas adentro.

La excaja quiere rebajar salarios y ahorrar 50 millones de euros

"La red comercial de Novagalicia Banco se redimensionará desde sus 332 sucursales actuales hasta 222 oficinas, con una disminución de 110 sucursales, lo que le permitirá operar en todas las provincias y en las principales ciudades españolas con una mejor estructura de costes", alega la excaja de ahorros, que ahora tiene 6.800 empleados. La justificación del ajuste "está basado en una mejora de las ratios de negocio, márgenes y eficiencia. Los gastos de personal suponen el 65% de los gastos de explotación de la entidad matriz", alegan en Novagalicia Banco.

Pero entre los sindicatos el desánimo es evidente. "Lo pinten como lo pinten, lo que quieren es hacer un ERE", traduce Clodomiro Montero, de CIG. "Lo que están haciendo ya lo hicieron con las prejubilaciones: es poner un número porque sí, sin justificar nada", añade José Ramón del Pliego, de UGT.

Se preparan para empezar a negociar más prejubilaciones y explotar otras vías, como suspensiones temporales de contratos, dado que al ERE actual en vigor, que es voluntario, solo se han apuntado 70 personas. Unas 300 personas, calculan, cumplirán 55 entre este año y el 2015. Pero esos números se concretarán y negociarán desde la semana que viene.