Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Últimos meses para ser especiales

El 30 de septiembre termina el dispositivo de la Junta para recolocar a los ex de Delphi

Marcha a Sevilla de los trabajadores de Delphi, en mayo de 2007 Ampliar foto
Marcha a Sevilla de los trabajadores de Delphi, en mayo de 2007

La patata caliente de Delphi la tendrá en sus manos el Gobierno autonómico que salga del 25 de marzo. El 4 de julio de 2007 la Junta de Andalucía decidió aprobar con la firma de los sindicatos un protocolo de colaboración para paliar las repercusiones que provocó la extinción de más de 1.500 empleos tras el cierre de esta empresa en Puerto Real. El 30 de septiembre se acabarán las medidas excepcionales tomadas entonces: planes de recolocación, cursos subvencionados de formación, ayudas a la contratación, planes personales de inserción… El Gobierno andaluz del PSOE ya ha dicho que no tiene intención de alargar más ese dispositivo. A los extrabajadores de la compañía de automoción les quedan solo ocho meses para ser especiales.

El tratamiento singular a los ex de Delphi no ha tenido el efecto deseado. No llegaron las empresas anunciadas y algunas que lo hicieron, a pesar de recibir ayudas por contratar a estos trabajadores, han aplicado expedientes de regulación de empleo como en Alestis o Gadir Solar. A día de hoy se cifra en unos 600 los operarios de Delphi que siguen sin encontrar trabajo. Otros lo hallaron por su cuenta, se acogieron a un programa para ser autónomos o consiguieron prejubilarse. Pero hasta este compromiso se ha llegado a tambalear, con retrasos en los pagos a las aseguradoras que, de momento, se han solventado con una inyección de 61 millones.

En una de las últimas reuniones con los sindicatos, el Gobierno andaluz fijó la fecha para acabar con el dispositivo especial. Será el 30 de septiembre de 2012 bajo el compromiso de aumentar los esfuerzos para dar salida a los operarios todavía sin trabajo. Una de las peticiones de los sindicatos atendidas por la Junta ha sido difundir entre las empresas gaditanas las ayudas que todavía existen para recolocar a los ex de Delphi. Es lo que ha hecho este mes Gerardo Urchaga, el director del programa, en una misiva remitida ya a la Confederación de Empresarios de Cádiz. En ella recuerda que por cada operario la empresa puede recibir una subvención de 9.000 euros y que no tendrá que pagarles hasta octubre.

Unos 600 operarios de Delphi siguen sin encontrar trabajo

La carta, difundida por los propios sindicatos, es más que una promoción de las ventajas de emplear a estos operarios, una justificación de este tratamiento singular que tan mala fama ha tenido. Urchaga niega el cacareado alto nivel de absentismo de este colectivo. “Si se comprobara la productividad de la fábrica, no se les consideraría flojos”. También destaca que, quitando los casos de Alestis y Gadir Solar, “ningún trabajador recolocado ha sido despedido en estos años”. También combate la idea de que el programa de formación, que incluía visitas a bodegas o proyección de películas, fuera inútil. “Están capacitados para la mejor adaptación a las necesidades industriales y tecnológicas”.

Urchaga admite que la sociedad puede ver a los ex de Delphi como unos privilegiados frente a otros desempleados. Pero recuerda que “las condiciones de 2007 no eran las de ahora” y destaca que cuando la Junta aprobó este plan “ni una sola voz se lanzó contra este acuerdo”. La carta termina pidiendo a los empresarios que piensen en estos trabajadores por su “actitud” y su “aptitud”.

PSOE y PP se enfrentan por Delphi. El PP cree que la Junta se equivocó al apoyar de esta forma al colectivo y darle falsas expectativas. Los socialistas acusan a los populares de tener un doble discurso. Al menos, los dos partidos sí han conseguido llegar a acuerdos en Visteon, otra empresa que quiere cerrar en la bahía de Cádiz. Este colectivo de 400 empleados es consciente de que no podrá aspirar a un programa similar, aunque confía en que las administraciones se hagan con su fábrica para atraer inversores. Pero eso mismo piden desde hace cuatro años los de Delphi y todavía no lo han logrado. Reclaman un plan para reutilizar su fábrica y sus terrenos. Ya se lo han trasladado a Javier Arenas para que lo traslade a su vez al Ministerio de Industria. Y han intensificado sus reuniones con alcaldes de la bahía. Su forma, hasta ahora, para apurar estos últimos meses.