Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Almería crea una tasa de 54 euros por nicho

La nueva ordenanza fiscal incrementa las tasas más de un 5%

Un aspecto de los nichos del cementerio de Almería. Ampliar foto
Un aspecto de los nichos del cementerio de Almería.

El Ayuntamiento de Almería cobrará este año 54 euros a cada persona que disponga de un nicho en propiedad en cualquiera de los cinco cementerios del término municipal. Se trata de una nueva y polémica tasa que se incluye dentro de la nueva ordenanza fiscal que ha modificado los diferentes conceptos por uso de algunos de los servicios del camposanto y que supone un incremento superior al 5% en cada concepto. Los 54 euros, aun siendo de carácter quinquenal, se cobrarán de manera única para acelerar el beneficio.

El concejal de Salud y Consumo, Carlos Sánchez (PP), justifica que, de esta manera, “no se cobra la subida del IPC anual” y, por otro lado, se ahorra en viajes a los contribuyentes, “gente mayor a la que le supone una incomodidad ir al cementerio" donde se ha de pagar la tasa. La mayoría de los propietarios de nichos, argumenta el edil, también han fallecido. Esta circunstancia hace ahora que los herederos tengan que hacerse con el derecho funerario, gestión administrativa por la que se también se cobra, y bastante más que una simple tasa.

También ha generado controversia la creación de nuevas figuras impositivas. Además de esta tasa de mantenimiento, se han ideado otras por traslado de féretro y por lápida. Cada una de ellas supone un coste de 100 euros. La mayor parte de los usuarios se pone en las manos de una aseguradora. Siete compañías presentaron alegaciones a la nueva ordenanza municipal para evitar lo irremediable: subir el precio de la póliza.

Los traslados de féretro y de lápida costarán 100 euros cada uno

Para el Grupo Municipal de IU, único que votó en contra de la ordenanza, está claro. “Al final, los 200 euros los acaba pagando el contribuyente. Así que son 54, más 200, más el 5%. Un despropósito”, a juicio del portavoz de IU, Rafael Esteban, que habla de “monopolio” por parte de la empresa concesionaria, ASV Funeser.

Quienes han ido más lejos han sido los miembros de la Asociación Provincial de Artesanos del Mármol y Empresas de Mármol de Almería, que han interpuesto una denuncia por la vía contencioso-administrativa y no descartan, además, llevar a cabo otro tipo de actuaciones de protesta para mostrar su repulsa hacia la nueva norma fiscal.

Esta asociación, de la que dependen de manera directa 50 personas, se encargaba de la realización de las lápidas. Ahora, la nueva ordenanza exige unos criterios de ornato para los que, casualmente, la nueva concesionaria tiene la respuesta. Ofrece el servicio y a precios competitivos. Las lápidas deberán ser necesariamente blancas o negras y a un grosor determinado, diferente al que se viene trabajando.

La directiva de la asociación ha mantenido cuatro encuentros durante las últimas dos semanas con Carlos Sánchez, y aunque algo se ha avanzado, los caminos no llegan a cruzarse. El Ayuntamiento y la empresa están ejerciendo “una situación de dominio” y “dejan al margen” a esta asociación con la que se trabaja en el cementerio desde 1993, denuncia su presidente, Francisco José Aguilar. El concejal defiende la ordenanza. “No queremos tocar el bolsillo a la gente”, dice, pero reconoce que el Ayuntamiento “ha entrado a comercializar” el servicio que presta para obtener beneficios.