Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Imputado por acoso sexual un parlamentario madrileño de IU

El TSJM acusa a Miguel Reneses, responsable de Organización federal, de acosar a una compañera de partido

El imputado niega las acusaciones y asegura que es una “lucha” política por las listas electorales

Miguel Reneses, en una asamblea de IU en el año 2000. Ampliar foto
Miguel Reneses, en una asamblea de IU en el año 2000.

La Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha imputado al diputado de Izquierda Unida en la Asamblea de Madrid y responsable de Organización de la dirección federal, Miguel Reneses, al constatar el instructor del caso, el magistrado Emilio Fernández de Castro, “la existencia de numerosos factores y elementos indiciarios suficientes para inferir la verosimilitud” de la denuncia presentada en 2009 contra Miguel Reneses por acoso sexual.

El magistrado instruye el caso después de que un juez de Fuenlabrada constatara que Reneses es aforado por su condición de diputado regional. Pero eso la instrucción está en manos del TSJM que, tras practicar varias diligencias, entre ellas la declaración del parlamentario hace unos meses, ha decidido imputarle como presunto autor de acoso sexual: “Con carácter puramente provisional” mantuvo un comportamiento que contiene los “elementos típicos” para que se dé el delito de acoso sexual, prosigue el auto.

Este es el motivo por el cual en documento judicial, firmado el pasado 11 de enero, anuncia que Reneses pasa de ser denunciado a imputado, imponiéndole una fianza de 100.000 euros para afrontar las posibles responsabilidades pecuniarias. Por su parte, el diputado regional de IU ha negado  ayer los hechos, al tiempo que ha asegurado que la denuncia es parte de las maniobras políticas de un sector de Izquierda Unida que trata de acabar con él políticamente. “Todo es mentira. Son calumnias contra mí. Y lo hacen por intereses políticos relacionados con las listas electorales para la Comunidad de Madrid”, ha explicado el también responsable de Organización de Izquierda Unida a nivel federal.

En ese sentido, ha dicho que la denuncia, que ha convencido al instructor de que existen indicios de delito, se basa en unos hechos de “hace siete años”, por lo que, asegura, “se muestra que han es una lucha política y han aprovechado una denuncia que se refiere a hechos de hace más de siete años. “No pasó nada, por lo que no demostrarán nada”, ha dicho.

Entre los indicios del presunto acoso protagonizado por Reneses que el TSJM incluye en el auto destaca que en la legislatura 1995-1999, cuando el diputado y la denunciante eran ediles en Fuenlabrada, surgió entre ellos “una fuerte atracción sexual que les llevó a mantener frecuentes encuentros”, según el auto. Pero cuando ésta decidió acabar con la relación, según el magistrado, el denunciado “no aceptó de buen grado el deseo de la mujer de interrumpir las relaciones y le insistió de forma persistente en continuarlas”.

La llamaba de forma frecuente, llegando incluso a hacerlo a la casa Cuartel de la Guardia, prosigue el auto, que continúa: “Con el propósito de ejercer presión sobre ella, el acusado consiguió que no figurase como aspirante al cargo de concejal en las listas electorales de Izquierda Unida de Fuenlabrada de 1999”. Pese a no ser concejal, Izquierda Unido asignó a la denunciante un puesto de libre designación sin otorgarle los medios precisos para desarrollar su labor. Desde entonces, según la denuncia, la mujer fue objeto de numerosas llamadas, incluso estando casada, y de visitas a su nuevo puesto de trabajo.

A consecuencia de los episodios de presión la denunciante, indica el juez, cayó en un estado de “miedo” y de “desánimo”. Que fue agravándose afectando a su matrimonio y a las propias relaciones con sus hijos: “Hasta llegar a una situación de máxima ansiedad y de profunda depresión que le hicieron intentar varias veces el suicidio por ingestión de medicamentos”. Por este motivo, la denunciante fue objeto de un análisis psiquiátrico que concluye que la mujer padece un trastorno de personalidad”. La doctora no descartó que el acoso se pudiera haber producido.

Miguel Reneses es el número tres de IU. La dirección federal, encabezada por Cayo Lara, no se pronuncia, por el momento, sobre la imputación del secretario de Organización ni aclara si se tomarán medidas cautelares contra él.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram