Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona desencalla la transformación de la antigua fábrica textil de Can Batlló

Los primeros pisos protegidos de la zona se empezarán a construir en otoño

Viviendas, equipamientos y zonas verdes se edificarán en 134.780 metros cuadrados

El solar de Can Batlló situado junto a la Gran Vía de Barcelona.
El solar de Can Batlló situado junto a la Gran Vía de Barcelona.

Luz al final del túnel para Can Batlló. El tercer teniente de alcalde de Urbanismo de Barcelona, Antoni Vives (CiU), ha presentado junto a Jordi Martí, regidor del distrito de Sants Montjuïc, el acuerdo que permitirá que se realice la transformación urbanística de este sector de la ciudad, de más de 134.000 metros cuadrados. Esta es la primera concreción del plan Empenta, en el que el Consistorio invierte 80 millones para desencallar 11 actuaciones urbanísticas paralizadas. En Can Batlló se han inyectado 10. Vives ha puesto el próximo otoño como fecha para el comienzo de la primera promoción de 50 pisos de protección oficial del total de 450 que incluye el plan.

Antoni Vives, teniente de alcalde de Urbanismo, calcula que el plan estará terminado en 2018

El Ayuntamiento buscará cambiar la modalidad de reparcelación del antiguo recinto textil, pasando de un sistema de compensación a uno de cooperación. Según el acuerdo alcanzado, Immigaudir –actual promotor– recibe del Ayuntamiento 10 millones de euros para hacer frente a las indemnizaciones a una veintena de ocupantes y propietarios sin adjudicación que hay en el sector. A cambio, Barcelona recibe más de 5.000 metros cuadrados de suelo residencial en Can Batlló, donde se construirán un total de 450 los pisos protegidos, y una finca de 16.000, en el distrito de Horta Guinardó, que será incluida en el parque de los Tres Turons.

Según el plan, el promotor podrá construir otros 980 pisos para la venta. La fecha final para el proyecto, según Vives, es el 2018. Allí también se construirá el CAP Bordeta Magòria, que la Generalitat sacó a licitación el pasado 9 de enero. Queda por definir el futuro de una de las naves del antiguo complejo textil, que es propiedad de la Generalitat.

Los vecinos recibieron la noticia con alegría. Josep Charles, ex presidente del Centro Social de Sants, ha recordado que se trata de una reivindicación histórica. “Las necesidades del barrio solo podían encajarse allí”, ha explicado. De hecho, Vives ha subrayado su papel. “Sin la tenacidad vecinal no habría sido posible alcanzar el acuerdo”, ha asegurado el teniente de alcalde, quien también dijo que el modelo de negociación con el promotor “sentará jurisprudencia” en otras conversaciones del plan Empenta.