Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cristina Cifuentes promete "diálogo" al asumir el cargo de delegada del Gobierno

En su discurso, agradece los 16 años que trabajó con Gallardón y los nueve años con Aguirre

Asegura que garantizará derechos y libertades y el cumplimiento de la ley tras las críticas a Carrión

Santamaría destaca el carácter "abierto, dialogante, moderno y tolerante" de Cifuentes

Cristina Cifuentes promete el cargo ante Gallardón, Aguirre y Botella. Ampliar foto
Cristina Cifuentes promete el cargo ante Gallardón, Aguirre y Botella.

En una Delegación del Gobierno que se ha quedado pequeña para acoger a tanta personalidad, la nueva delegada en Madrid, Cristina Cifuentes, ha tomado posesión de su cargo pasados 13 minutos de las once de la mañana, tras ser nombrada el pasado viernes por el Consejo de Ministros. El acto ha reunido por primera vez a las tres mujeres que dirigen Madrid: la nueva alcaldesa de la capital, Ana Botella, la presidenta regional, Esperanza Aguirre, y la propia Cifuentes. La delegada subrayó este hecho al tiempo que agradecía las muestras de cariño y apoyo recibidas nada más conocerse que era la elegida para el cargo.

También han asistido la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría -muy activa en los nombramientos de delegados del Gobierno- así como los ministros de Justicia e Interior, secretarios de Estado, muchísimos alcaldes madrileños, la cúpula de la Policía nacional y de la Guardia Civil, numerosos consejeros del Gobierno regional. Cifuentes ha utilizado la fórmula de la promesa (que no el juramento) y en su discurso se ha marcado dos objetivos -en realidad, las dos misiones fundamentales que tiene su cargo-: "garantizar los derechos y libertades de los ciudadanos" y el "cumplimiento de la ley en la Comunidad de Madrid". La anterior delegada, Dolores Carrión, fue acusada por el Gobierno regional en numerosas ocasiones de no hacer cumplir la ley al permitir acampadas y manifestaciones de indignados.

Elogios a Gallardón y a Aguirre

Para ello, ha prometido que utilizará "el diálogo como primer instrumento". Además del diálogo, cuenta para "alcanzar la solución de los problemas con el Gobierno nacional y con el de la Comunidad de Madrid". Cifuentes ha tenido palabras de recuerdo para "el ministro de Justicia", Alberto Ruiz Gallardón, con el que trabajó "16 años", y para Aguirre, de la que ha "aprendido en los últimos nueve años", que le han supuesto una "experiencia gratificante y satisfactoria".

Además, ha tenido un especial recuerdo para sus padres, a los que ha agradecido que le hayan  "inculcado todos los valores y ejemplos" que ha seguido en su vida. Por su parte, Santamaría ha destacado el carácter "abierto, dialogante, moderno y tolerante" de Cifuentes. Ha subrayado además la importancia de las delegaciones del Gobierno como "medida para tomar el pulso a la sociedad y para dar toda la información al Gobierno de la nación" y los ha considerado los "máximos exponentes para que se pueda recuperar el país de la crisis y se produzca empleo".

La vicepresidenta ha anunciado que mañana mismo habrá una reunión todos los delegados en la Moncloa. Tanto Cifuentes como Santamaría han recordado a Manuel Fraga, fallecido anoche a los 89 años. La vicepresidenta le ha puesto como ejemplo de "una persona de una energía y entrega excepcionales siempre al servicio de su país al que amó, España". Cifuentes ha expresado sus condolencias al inicio de su discurso y ha recordado que fue "una de las personas sin duda han marcado la historia de España".

La primera reunión de Cifuentes, tras la cita de los delegados del Gobierno con Santamaría en La Moncloa, será con los responsables de la Dirección General de la Policía Nacional y los representantes de los joyeros, "puesto que existe un problema de incremento de inseguridad y asaltos" en estos negocios. Al respecto, ha considerado "justa" la reivindicación de este gremio de que ingresen en prisión los multirreincidentes en atracos a estos establecimientos.

También se entrevistará con el nuevo responsable de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, Antonio de Guindos; con los mandos de la Policía Municipal de esta ciudad; y con la consejera de Presidencia, Justicia e interior, Regina Plañiol; para coordinar todas las acciones de Delegación del Gobierno con estos organismos. También ha confirmado que se va a reunir con los representantes de los sindicatos Comisiones Obreras y UGT, Javier López y José Ricardo Martínez, respectivamente.

 

Una figura política de consenso

Cristina Cifuentes (Madrid, 1964) tiene una amplia trayectoria como diputada del Grupo Popular en la Asamblea de Madrid, al que está ligada desde que entró a la Asesoría Jurídica de la Asamblea en la segunda legislatura, a finales de los ochenta. Fue en la tercera legislatura (1991) cuando se convirtió en diputada regional. Única mujer de la mesa de la Asamblea, formada por siete diputados, es licenciada en Derecho, máster en Administraciones Públicas y funcionaria del cuerpo de técnicos superiores de la Universidad Complutense, según refleja su currículo en la web de la Asamblea.

También es miembro del Comité de Dirección, del Comité Ejecutivo, de la Junta Directiva Regional del PP de Madrid y presidenta del Comité de Derechos y Garantías de los populares madrileños. Es licenciada en Derercho, máster en Administraciones Públicas y funcionaria del cuerpo de técnicos superiores de la Universidad Complutense de Madrid, según refleja el currículo de Cifuentes en la web de la Asamblea. Es una figura política de consenso entre dos grupos, el aguirrismo y el marianismo, habitualmente enfrentados. Veterana del partido, es una de las pocas personas del PP madrileño que mantiene una buena relación con la dirección nacional, y en especial con la vicepresidenta y la secretaria general del PP, Dolores de Cospedal.

Es aficionada a las redes sociales, usa un iPad y tiene más de 17.000 seguidores en su cuenta de Twitter, en la que el jueves incluyó una frase quizá alusiva a su nuevo destino profesional, confirmado goras después por el Consejo de Ministros. “La inteligencia es la capacidad de adaptarse a los cambios”, una sentencia atribuida al científico Stephen Hawking. Es una mujer dialogante y le apasionan Borges, los toros, la antropología y Woody Allen.

 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información