Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ministro de Industria carga contra la nueva tasa turística de Cataluña

El Gobierno catalán señala que está dispuesto a incluir "matices" tras negociar con el sector

Homs destaca que la medida es "necesaria" y que ha funcionado en otros países

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, junto a la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Borrego.
El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, junto a la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Borrego. EFE

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, se ha mostrado contrario hoy a la aplicación de un gravamen sobre las pernoctaciones de turistas en Cataluña, tal como anunció la Generalitat, ya que considera que "no es manera de competir" haciendo pagar a los turistas que vienen a España. "Me parece que gravar la actividad turística no es congruente con impulsar el sector turístico", ha concluido, un sector, que dice, es "un motor de la economía". El sector turístico también ha mostrado reiteradamente su rechazo a una tasa que supondrá que los que pernocten en establecimientos de Cataluña deberán pagar entre uno y tres euros por noche según la categoría del alojamiento. El Gobierno catalán, sin embargo, ha mantenido la necesidad de seguir adelante con el tributo.

La Generalitat no ha aceptado las críticas de Soria. El portavoz Francesc Homs ha rechazado que la tasa sea perjudicial para el sector, con tres argumentos: la configuración final del impuesto será pactada; el dinero recaudado se destinará a promoción turística; y el modelo ha triunfado en otras zonas turísticas. “No queremos imponer la tasa manu militari, estamos abiertos a introducir matices. Para eso están abiertas las mesas de negociación con el sector y los grupos políticos", ha aclarado Homs, que ha abierto la puerta a exenciones en la tasa. El portavoz ha agregado: “Hay una finalidad tras esta tasa, que es la promoción turística. Estamos planteando un sistema que es muy común en muchos sitios del mundo donde tienen unos indicadores turísticos extraordinarios”.

El Gobierno admite que la tasa turística no es de su pleno agrado, aunque Homs matizó que la medida es “buena y necesaria”. El portavoz ha pedido a Soria que se fijara en su propio Gobierno –la decisión de subir el IRPF, que contradice lo que había prometido el PP- para entender que el gravamen es adecuado por la situación económica. “Todos los gobiernos toman medidas en este sentido. Vale por el IRPF y por la tasa turística. Esperamos un poco de sentido de responsabilidad y un punto de generosidad”, emplazó Homs.

Las críticas de Soria contra la tasa turística se han producido esta mañana en Madrid, durante la presentación de un balance provisional del sector turístico español en 2011. El ministro también ha rechazado  los pagos que Cataluña realiza a aerolíneas como Ryanair para mantener actividad en sus aeropuertos.  Soria ha querido respetar las decisiones de competencia autonómica, pero se mostró contrario a este tipo de prácticas, ya que según considera, suponen "pan para hoy y hambre para mañana", ya que al finalizar este tipo de pagos las compañías retiran su operativa. El ministro señaló que prefiere "compañías aéreas que apuesten por España de manera estable" y que no estén vinculadas a este tipo de prácticas, que "no son buenas" para el sector. "España tiene suficientes atractivos para que vengan los turistas". Sobre este tema también se ha pronunciado Homs: ha recordado que a otras compañías como Iberia también se le concedieron en su día ayudas "directas o indirectas" por parte del Estado y ha sentenciado que Cataluña seguirá con la misma práctica: "El Gobierno hará todo lo que esté a su alcance para tomar decisiones en beneficio del conjunto del país y apoyará todo lo que tenga valor estratégico y sentido de país".

Soria, por su parte, ha descartado que el Gobierno central vaya a aplicar incentivos fiscales sobre el sector turístico, como una reducción del IVA, porque "no es el momento" debido a la delicada situación por la que atraviesa el país, con una desviación del déficit del 8%. Aunque reconoce que la aplicación de estos incentivos "sería buena para el sector". Con respecto al cierre provisional del año, Soria destaca que un total de 56,91 millones de turistas internacionales llegaron a España durante 2011, lo que representa un aumento del 8,1% con respecto al año anterior.