Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre fallece tras ser detenido por los Mossos d'Esquadra

La policía defiende su actuación y la familia presentará una denuncia por homicidio

Interior abre una investigación de oficio sobre lo sucedido

Sergio E. C. murió el pasado viernes el domingo 1 de enero en la UCI del hospital Sant Joan de Déu de Manresa (Barcelona), apenas un día y medio después de mantener un duro enfrentamiento con agentes de los Mossos d’Esquadra. Sobre el hombre pesaban 13 órdenes de busca y captura. Una patrulla le localizó el viernes por la noche en su coche. Para evitar ser detenido, Sergio se enfrentó “de forma violenta” con los agentes, según la policía. A uno de ellos llegó a arrancarle al arma del cinturón, según el Departamento de Interior. Tras ser esposado, empezó a respirar con dificultad y fue ingresado con parada cardiorrespiratoria.

El consejero de Interior, Felip Puig, ha defendido la actuación policial porque el hombre “presentó una fuerte y elevada resistencia” a ser detenido. Puig afirma que la causa de la parada respiratoria fue “la actuación del detenido” y añade que las lesiones que sufrió fueron consecuencia de su "sobreesfuerzo", su excitación y violencia, no de la actuación de los mossos. La policía catalana ha abierto una investigación interna de oficio.

La familia del fallecido, ha anunciado que denunciará a los agentes por homicidio, opina, por el contrario, que Sergio no opuso resistencia, sino que fue detenido “de forma agresiva”. “Lo han matado los Mossos, que ahora intentan tapar lo que hicieron”, explicó un portavoz. En el momento del arresto, Sergio estaba acompañado por su novia, que denunció el exceso de que acudiesen siete patrullas para detenerle. Según la versión de los familiares, tras ser atado de pies y manos fue golpeado “indiscriminadamente”, lo que le provocó contusiones y la parada cardiorrespiratoria. La familia destaca que Sergio “no era ningún terrorista” ni estaba condenado por sentencia firme. Y asegura que los agentes se le tiraron encima. Interior, que informó del suceso el sábado, puso el acento en el historial delictivo del fallecido y en el grado de violencia que, supuestamente, empleó contra los agentes.

Al ser interceptado por la policía, Sergio intentó “ocultar su identidad facilitando el nombre de un hermano”, pero su corpulencia le delató, según los Mossos. “En previsión de posibles incidentes, al ser una persona conflictiva”, los agentes alertaron a otras patrullas. Sergio lesionó a cinco policías, que le esposaron y le trasladaron al hospital al observar que respiraba con dificultad.