LIBROS / CRÍTICA DE 'CUADERNO DE HISTORIA'Crítica
i

Ciudad con grietas

Convertido en ‘flâneur’ de sus recuerdos, el sujeto transita por los enclaves del pretérito imperfecto (descampados, almacenes Simago) y por los escaparates de un presente en el que languidecen los centros comerciales

Portada 'Cuaderno de historia', de Manuel Rico.
Portada 'Cuaderno de historia', de Manuel Rico.EDITORIAL PRE-TEXTOS

Desde hace tiempo, la escritura de Manuel Rico parece centrarse en la reconstrucción de una memoria espacial, que funciona como punto de encuentro entre la intrahistoria individual y la historia colectiva. Su última entrega resulta sintomática de esa intersección. Por una parte, hallamos aquí la educación sentimental y el compromiso político de los hijos de la Transición; por otra, se consigna el cumplimiento de un ciclo vital que hunde sus raíces en el árbol genealógico y llega hasta las ramas de la descendencia. Estos dos núcleos argumentales no actúan de manera aislada, sino que unen sus fuerzas gracias a un peculiar tratamiento de la geografía poética. Convertido en flâneur de sus recuerdos, el sujeto transita con similar desenvoltura por los enclaves del pretérito imperfecto (descampados, “casas con patio”, almacenes Simago) y por los escaparates de un presente en el que languidecen los centros comerciales.

Si la crónica generacional de este Cuaderno de historia aparece teñida por la grisalla tardofranquista, o filtrada por la reconquista de una libertad bajo sospecha (véase la evocación de la matanza de Atocha en ‘Atocha 1977′), la confesión íntima se concibe como el paseo por un mundo palpitante que los años han transformado en arqueología. El corazón urbano y el cielo del ex­­trarradio son, al cabo, manifestaciones de la misma intemperie: la de quien vivió su infancia en un barrio que ya no existe o la de quien reconoce en el Madrid de hoy las huellas de una identidad esquiva. Esa sensación de periferia se traslada también a los poemas que reflejan las relaciones parternofiliales, como ‘El secreto’, en cuya condensación se advierte la resonancia cordial del blues gamonediano (“Mi padre / me pegó dos veces y murió muy pronto”). No obstante, aunque comparezcan las bicicletas BH y el cine de los sábados, en estas páginas la mitología juvenil evoluciona hacia el deslumbramiento de las lecturas formativas o la voluntad de acogerse a sagrado en la biblioteca. El recorrido cronológico termina con la cuarentena pandémica de ‘Encierro y soledad’, una plegaria profana donde el balance del abril más cruel contrasta con la esperanza de que el futuro aún tenga porvenir.

Cuaderno de historia. Manuel Rico. Pre-Textos, 2021. 136 páginas. 18 euros.

Puedes seguir a BABELIA en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50