IDA Y VUELTAColumna
i

Penitencia de la nieve

La mejor nevada que yo recuerdo de la literatura es la que empieza a caer en las últimas páginas de ‘Los muertos’, de Joyce

Nieve en el centro de Madrid, el pasado sábado.
Nieve en el centro de Madrid, el pasado sábado.Samuel Sánchez

La nieve empieza siendo un milagro que embellece y simplifica el mundo y muy poco después se transforma en una pesadilla. La nieve cae, cuando no hay viento y los copos son pesados, pero también flota, gira en el aire, asciende, los copos haciéndose visibles y un momento después invisibles en una nerviosa vibración que nos recuerda esas partículas que también son ondas y que constituyen la sustancia inquietante de toda la materia. Es tan hipnótica la irrupción de la nieve, tan absoluto el silencio que impone en la ciudad, que hasta los más escépticos, los conocedores por experiencia de los est...

Lo más visto en...

Top 50