IDA Y VUELTAColumna
i

Alegría de Francisco Brines

Recorrer su poesía es comprobar la persistencia de una voz que se ha mantenido igual de limpia y segura desde el principio

El poeta Francisco Brines, en su casa de Valencia.
El poeta Francisco Brines, en su casa de Valencia.Jorge Gil

Hay generosidad en la alegría y paz en la tristeza, y puede no haber amargura en el desengaño ni rencor en la pérdida, porque la gratitud por lo vivido limpie al espíritu de resentimiento. La alegría relumbra en los poemas de Francisco Brines igual que la oscuridad se abre algunas veces en ellos con un miedo de abismo o una sordidez de callejón. La alegría del amor colmado irradia de la habitación secreta en la que sucedió y se extiende generosamente sobre el mundo, más allá de las veladuras de una ventana que da al pais...

Más información

Lo más visto en...

Top 50