Juzgar un libro por su portada: las cubiertas destacadas de este otoño

Un acercamiento desde el diseño gráfico a títulos de Barack Obama, Alfred Hitchcock, Ignatius Farray, Lionel Shriver o Sarah Moss, entre otros autores

Las portadas de libros analizadas esta semana por Diego Areso.
Las portadas de libros analizadas esta semana por Diego Areso.EL PAÍS

Quizá no lo sepan, pero es difícil: Barack Obama ha sacado estos días un nuevo libro. El expresidente es un escritor consumado, un personaje magnético, y su autobiografía política ha ocupado páginas y minutos en toda la prensa mundial (también en este periódico). El lanzamiento editorial más importante de los últimos tiempos ha aparecido a la vez en multitud de países, en multitud de idiomas... pero siempre con el mismo rostro / cubierta. El diseño de la edición original se ha clonado en todos los mercados, con una uniformidad digna de la mejor de las globalizaciones culturales.

Portada de los libros de Barack Obana, 'Una tierra prometida' y Barbara Carvacho, 'Y tú, ¿tan feliz?'.
Portada de los libros de Barack Obana, 'Una tierra prometida' y Barbara Carvacho, 'Y tú, ¿tan feliz?'.Debate / Caballo de Troya

Sobre el diseño: es disciplinado y elegante; la encarnación gráfica de la personalidad de Obama. La foto de Pari Dukovic domina el conjunto, pero no es un posado al uso: todo está medido al milímetro y sin embargo se las arregla para transmitir cierta espontaneidad y cercanía, un moderado optimismo. Puestos a construir un relato sobre su papel en la historia, Obama quiere ser un presidente en eterno blanco y negro, sonriente, y que no nos mira a nosotros porque mira al futuro.

Vayamos con algo completamente opuesto. En la cubierta de Y tú, ¿tan feliz?, de Barbara Carvacho (Caballo de Troya), la foto se diluye aparentemente en el rosa asociado a esta etapa de la editorial. Es una percha metálica vulgar y corriente, sacada de un banco de imágenes. La percha es una metáfora muy obvia para acercarnos al tema de los abortos clandestinos, pero siempre funciona. En este caso, el perfecto brillo plateado de la imagen añade irrealidad y distancia, cierto lujo burgués opuesto a la sordidez del asunto.

Portadas de los libros de Alfred Hitchcock, Ignatius Farray y Leticia Sala
Portadas de los libros de Alfred Hitchcock, Ignatius Farray y Leticia SalaBlackie Books / Temas de Hoy / Destino

La opción tipográfica es una tentación para los diseñadores a la hora de afrontar una portada. Las letras como materia prima de la novela son una metáfora literaria en sí mismas, y ofrecen infinitos caminos.

La tipografía ultra contrastada de In Real Life, de Leticia Sala (Destino) es todo lujo, sofisticación, moda. Las letras están ajustadas con exactitud y cariño, y hay un punto sensual tanto en las ligaduras (la forma en la que se junta cada carácter al vecino) como en el llamativo remate de la “n”. Estas tipografías tiene un aire de publicidad retro sesentera, aroma a Nueva York y sus agencias en Madison Avenue. Hay dos aspectos en el ritmo gráfico de la portada que me molestan. Por un lado, las dos “a” de final de nombre / apellido se juntan y capturan el ojo más de lo debido. Por otro, los textos secundarios crean un ruido que no tiene fácil solución, con el logo excesivamente encerrado entre letras.

Alfred Hitchcock presenta: cuentos que mi madre nunca me contó (Blackie Books) es una portada con dos referencias. Por un lado, la más obvia: el retrato de perfil del autor, un icono del siglo XX. Por otro, que se inspira en la del libro Stories to be read with the ligths on, del mismo autor (1973). Misma tipografía y estructura, parecido degradado. Marvin, la letra con que se compone esta cubierta, fue diseñada originariamente en 1969, y tiene a la vez un toque art decó y tecnológico, muy setentero. Las tipografías “display” de esos años estaban pensadas (como hemos visto en el libro anterior) para ajustes de interletrado muy estrechos: las palabras se convertían casi en dibujos. Echo de menos ese ajuste en esta cubierta, aunque quizá hubiera sido retro de manera demasiado literal. El trabajo del estudio Setanta para Blackie Books es siempre sólido, y añadir el subtítulo con la tipografía más característica de la editorial es un toque de coherencia muy bien puesto.

La rotulación manual en Vive como un mendigo, baila como un rey, de Ignatius Farray (Temas de hoy) está en otro orden loco de las cosas. La portada es una orgía de letras manuscritas, dibujada por el propio autor. El caos aparente y esa sensación de (falsa) chapuza esconden una jerarquía de color y una estructura que funcionan con bastante exactitud, lo que (aparentemente) también refleja el estilo humorístico de Farray.

Portada de los libros de Grabriel García Márquez, 'Camino a Macondo', y Fernando Cohnen, 'Un mundo en llamas'
Portada de los libros de Grabriel García Márquez, 'Camino a Macondo', y Fernando Cohnen, 'Un mundo en llamas'Literatura Random House / Crítica

A la hora de ilustrar una cubierta, el presupuesto es importante, pero no siempre. La recopilación Camino a Macondo, de Gabriel García Márquez (Literatura Random House) es una edición de lujo con portada consistente y relieve. Es curioso cómo en era del píxel seguimos valorando aquello que estimula el sentido del tacto. El trabajo cuenta con ilustraciones de Pep Carrió, y el diseño de la cubierta está cuidado al detalle. La tipografía, quizá demasiado dura para lo poético del dibujo, es la que usa el sello para todas sus cubiertas: otra ocasión en la que la coherencia editorial resta identidad a la obra concreta. En cualquier caso: un trabajo que transpira excelencia.

La flor encendida de Camino a Macondo me ha llevado a Un mundo en llamas, de Fernando Cohnen (Crítica). Es una cubierta que con pocos elementos consigue un resultado impactante. La tipografía Albertus tiene la cualidad incisa de las letras talladas en piedra, en este caso talladas en fuego; una buena elección. El fuego, que domina el diseño y llama nuestra atención, es un recurso genérico sacado de un banco de imágenes, lo que demuestra que tener imágenes exclusivas siempre facilita la labor de diseño, pero no es un requisito imprescindible para hacer un buen trabajo.

Libros de Lionel Shriver, 'Propiedad privada', y Enrique Ballester, 'Otro libro de fútbol'.
Libros de Lionel Shriver, 'Propiedad privada', y Enrique Ballester, 'Otro libro de fútbol'.Anagrama / Libros del KO

El amarillo pálido que identifica Anagrama es un derroche de personalidad corporativa. Tiene un enorme mérito elegir con acierto ilustraciones que funcionen en ese espacio tan marcado y rígido. Propiedad privada, de Lionel Shriver, usa en su cubierta las casas flotantes de la ilustradora Cinta Vidal. La imagen es de una potencia tal que es difícil no sentir ganas de fisgar a través de las ventanas, entrar en esas casas suspendidas en el cielo color natilla.

Pero no siempre es necesario dibujar para ilustrar. Otro libro de fútbol, de Enrique Ballester (Libros del K.O.), está en otra galaxia en cuanto a estilo de diseño. Relacionar literatura e infografía es una apuesta arriesgada porque esta última tiende a ser menos emocional y más distante. ¿Funciona? Sí: en la portada hay una pequeña historia (el gráfico se sale, literalmente, del campo; hay un enigma ahí). A efectos prácticos, ilustrar con infografía viene a ser como querer emocionar con las matemáticas. Difícil, pero no imposible.

Portadas de los libros de Sarah Moss, 'Muro fantasma', y Denis Johnson, 'Viajes a los confines del mundo'.
Portadas de los libros de Sarah Moss, 'Muro fantasma', y Denis Johnson, 'Viajes a los confines del mundo'.Sexto Piso / Contra

Las calaveras son, para ir cerrando, un cliché literario maravilloso. Haciendo portadas de revista aprendes que lo más efectivo para atraer una mirada es otra, y los cráneos tienen una mirada vacía que nos atrae y repele al mismo tiempo. La cubierta de Muro Fantasma, de Sarah Moss (Sexto Piso) nos sorprende con un retrato cadavérico creado a base de vegetación y bichos. El terror aparece así de una forma sutil, envuelto en bucólica naturaleza, por así decirlo. La ilustración está tomada del diseño original para la edición americana y, una vez más, es de lamentar que el diseño general de la editorial se imponga sobre la imagen: el bloque negro superior oprime la imagen.

La portada de Viaje a los confines del mundo, de Denis Johnson (Contra), tiene un comienzo más literal (el cráneo es un cráneo; con textura de grabado antiguo, pero cráneo al fin y al cabo) y una deriva metafórica: el cráneo es un planeta, y quizá las suturas entre los huesos sean fronteras, o continentes. El pequeño dibujo del motorista completa la metáfora (viajamos por un planeta que somos nosotros, supongo), y nos hace cómplices del juego gráfico. El inteligente uso de solo dos colores, muy brillantes y que destacan en la librería, hace el resto.

ALGUNOS CRÉDITOS

Una tierra prometida, diseño de Christopher Brand y foto de Pari Dukovic.

Y tú, ¿tan feliz?, diseño de Compañía.

Alfred Hitchcok presenta: cuentos que mi madre nunca me contó, diseño de Setanta.

Vive como un mendigo, baila como un rey, letras de Ignatius Farray.

Camino a Macondo, diseño de Nora Grosse e ilustración de Pep Carrió.

Un mundo en llamas, diseño de Planeta Arte & Diseño.

Propiedad privada, ilustración de Cinta Vidal.

Otro libro de fútbol, diseño de Artur Galocha.

In real life, diseño de Ausias Pérez.

Muro Fantasma, imagen de Álex Merto.

Viaje a los confines del mundo, diseño de Mikel Jaso.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Diego Areso

Es director de Arte de EL PAÍS y coordina el diseño de revistas y suplementos. Antes trabajó en Condé Nast, Condé Nast México (donde fue director de arte de Vogue y Vanity Fair), Grupo Zeta o el diario Público. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS