Tribuna:

Yo discrepo pero no prevarico