Niepómniashi solo necesita medio punto en dos partidas para ganar el Torneo de Candidatos

Nakamura regala al ruso un empate sin lucha mientras Ding pierde rápidamente con blancas ante Radyábov

Nakamura (izquierda) y Niepómniashi al inicio de su partida de este viernes en el Palacio de Santoña
Nakamura (izquierda) y Niepómniashi al inicio de su partida de este viernes en el Palacio de SantoñaPhoto Chess

Los dos jugadores que aún podían amargar el paseo militar de Ian Niepómniashi por Madrid hicieron justo lo contrario de lo esperado. El estadounidense Hikaru Nakamura, habitualmente muy combativo, obsequió al ruso con un empate en 16 movimientos. Y el chino Liren Ding, quien iba lanzado con tres victorias seguidas, dio un petardazo: quedó perdido con blancas en solo 20 lances. Salvo catástrofe, Niepómniashi ganará el Torneo de Candidatos el domingo o el lunes (tras el descanso del sábado) y volverá a ser el retador del campeón, Magnus Carlsen. Pero todo depende de que el noruego renuncie, como anunció, a defender su título en abril de 2023.

“Mi objetivo es ahora el 2º puesto”, explicó Nakamura pocos minutos después. La lógica de esa frase estaría en que, si Carlsen renuncia al título, los dos primeros del Candidatos disputarán la final del Mundial. Pero el estadounidense solo tardó un par de minutos en añadir que para él sería “sorprendente” que Carlsen no defendiese la corona. La única manera de comprender esa contradicción es que Nakamura fue pragmático hasta el límite, estimando que sus probabilidades de ganar el torneo eran poco menos que nulas.

Pero esa evaluación tenía muy poco fuste cuando la hizo, antes de que Ding asombrara a todo el mundo quedando perdido al poco de empezar. Nakamura sabe muy bien que el gran punto débil de Niepómniashi es que se derrumba tras las derrotas. Por tanto, una victoria del estadounidense hubiera dejado mucha incertidumbre ante las últimas dos rondas. Y hay un argumento adicional: de cara a su legión de seguidores en internet, que le han convertido en millonario, Nakamura quedó muy bien el jueves por la noche, cuando luchó como un cosaco contra el húngaro Richard Rapport durante más de seis horas, hasta la jugada 96, a pesar de que la posición era de clarísimo empate desde un par de horas antes.

Y esa actitud no encaja con la del viernes, de gran decepción general excepto para su adversario, cuya sorpresa fue muy visible. Cuando Nakamura planteó la Defensa Berlinesa, también conocida como Muro de Berlín, con la que el ruso Vladímir Krámnik destronó a su compatriota Gari Kaspárov en 2000, Niepómniashi se fue al baño a pesar de que le tocaba jugar. Y volvió descamisado, sin chaqueta, con claros gestos de nerviosismo. Pero más que miedo, esos mohínes denotaban incredulidad: desde 2000, esa estructura defensiva ha sido analizada hasta la saciedad, y el jugador de las blancas tiene una manera de responder que casi obliga al empate inmediato. Obviamente, el actual subcampeón del mundo tardó apenas unos minutos en recomponerse emocionalmente y forzar el reparto del punto.

Liren Ding, durante su partida con Radyábov en la 12ª ronda del Torneo de Candidatos de Madrid
Liren Ding, durante su partida con Radyábov en la 12ª ronda del Torneo de Candidatos de MadridPhoto Chess

Si lo ocurrido con Nakamura tiene algo de misterioso, lo de Ding es inexplicable. Tras derrotar consecutivamente a Rapport, Caruana y Radyábov, el 2º del mundo daba la impresión de haber superado su soledad y falta de tiempo para adaptarse a la diferencia horaria con China. Pero lo cierto es que Radyábov apenas tuvo que hacer nada especial para encontrarse con una posición estratégicamente ganadora al poco de salir de la apertura, aunque Ding no se rindió hasta el movimiento 26.

Niepómniashi tendrá las blancas contra Rapport el domingo y las negras ante el polaco Jan Duda el lunes. Pero el foco de las miradas ya no estará en él sino en Carlsen, quien, paradójicamente, está en Madrid para intervenir en algunos actos de su empresa, Play Magnus. Aún no ha dicho si se dará una vuelta por el Palacio de Santoña para saludar a sus colegas de la élite. Sería asombroso que tuviera el cuajo de acudir para reafirmarse en que no defenderá el título porque solo le motiva jugar con Firouzja, el colista del torneo. Y hablando de cuajo, Nakamura publicó después un vídeo en sus redes que duraba más que el empate sin lucha.

Clasificación (tras la 12ª ronda): 1º Niepómniashi 8,5 puntos; 2º-3º Ding y Nakamura 6,5; 4º-5º Caruana y Radyábov 6; 6º-7º Duda y Rapport 5; 8º Firouzja 4,5

Suscríbete al boletín semanal ‘Maravillosa jugada’, de Leontxo García

50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Leontxo García

Periodista especializado en ajedrez, en EL PAÍS desde 1985. Ha dado conferencias (y formado a más de 30.000 maestros en ajedrez educativo) en 30 países. Autor de 'Ajedrez y ciencia, pasiones mezcladas'. Consejero de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) para ajedrez educativo. Medalla al Mérito Deportivo del Gobierno de España (2011).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS