El líder de los 64.000 religiosos españoles critica que los obispos protesten en la calle

Fernández Barrajón dice que Jesús no asumiría la actitud de Roma ante la homosexualidad

"Jesús no lo haría". Con esta contundencia cierra el presidente de la Conferencia Española de Religiosos (Confer), Alejandro Fernández Barrajón, sus discrepancias con algunas jerarquías de la Iglesia católica. Por ejemplo, contra la presencia de numerosos obispos en las manifestaciones contra la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, el 18 de junio de 2005, y contra la reforma educativa socialista, el pasado 12 de noviembre.

"No es bueno que la Iglesia apoye manifestaciones contra alguien. Lo que debe hacer es buscar puntos de encuentro. La Iglesia debe ser de todos y para todos. No ponerse al frente de nadie", dijo ayer ante un grupo de periodistas. Alejandro Fernández Barrajón, fraile mercedario, acaba de cumplir 46 años y es presidente desde noviembre pasado de la Confer, que agrupa a 399 congregaciones religiosas, de las que 104 son masculinas y 295 femeninas. Este jueves celebran, convocados por el Papa, la Jornada Mundial de la Vida Consagrada con el lema Buscando sólo, y sobre todo, a Dios.

"Por encima de todo hemos de evitar la crispación, hay que agotar todos los cauces de diálogo. Este tipo de manifestaciones no son beneficiosas ni para la sociedad ni para la Iglesia. Tal vez sean a veces necesarias, cuando se agotan otros cauces para hacerse oír, pero en el caso de la manifestación sobre la LOE todavía había posibilidades de diálogo y acuerdo y, por tanto, debió haberse esperado", subraya el presidente de la Conferencia de Religiosos.

La actitud abierta del religioso Fernández Barrajón contrasta con la tradicional cerrazón del episcopado español, con el que, sin embargo, asegura tener "relaciones fraternales" y grandes coincidencias. Fue alumno en la Universidad Pontificia de Salamanca del obispo Ricardo Blázquez, actual presidente de la Conferencia Episcopal. "Es un prelado conciliador, muy dialogante. Es la demostración de que la Conferencia Episcopal no pretende echar leña al fuego en la sociedad, sin que ello signifique que deba renunciar a defender sus principios. La Conferencia Episcopal no es monolítica; la Iglesia en su conjunto, tampoco".

La madurez sexual

Preguntado sobre si sus críticas le han causado problemas, afirma: "No, no de forma especial. Unos me llaman para expresar su apoyo, otros para criticar o incluso avisar. Pero no percibo reproches ni censuras especiales. Y en la Confer me siento querido y respaldado, sin excepción. Creo en la libertad y en la pluralidad. El día que la Iglesia no sea plural no es evangélica".

Fernández Barrajón no comparte, por ejemplo, la decisión del Vaticano de negar el acceso de los homosexuales al sacerdocio. Cree que la Iglesia debería abordar este tema "con más humanidad". Dice: "No es evangélico condicionar a la persona por su orientación sexual. Creo que la Iglesia tiene que abordar este tema con más humanidad, con más misericordia. Lo fundamental no es la orientación sexual, sino la madurez sexual y afectiva con la que tienen que asumirse las distintas vocaciones. En esa madurez es donde hay que insistir para seleccionar a los candidatos al sacerdocio o a la vida religiosa. No es evangélico condicionar a la persona por su orientación sexual. Jesús no lo haría".

Fernández Barrajón (Fuente el Fresno, Ciudad Real, 1960) es hijo de una familia de pastores, y él mismo fue pastor de cabras antes que fraile. Hoy preside el mayor ejército del catolicismo español, dedicado sobre todo a tareas asistenciales, educativas o de caridad. Son el mejor rostro de esta religión en España, una legión de hombres y mujeres recatados y alejados de disputas o confrontaciones. Suman 50.372 monjas y 13.330 frailes, distribuidos en 6.664 comunidades (4.892 de religiosas y 1.772 de religiosos), a los que hay que añadir los más de 15.000 consagrados y consagradas españoles que trabajan en otros países. Concretamente, 9.677 misioneras y 5.489 religiosos misioneros, de los que casi un centenar son obispos.

El presidente de la Confer reconoce la existencia de una crisis de vocaciones en Europa, pero es compensada con creces con el florecimiento de las iglesias latinoamericanas u orientales. Según sus datos, hay 221 jóvenes españoles preparándose para ingresar en alguna congregación masculina, y 369 chicas lo hacen en congregaciones femeninas. Y en estos dos últimos años se han instalado en España seis nuevas congregaciones femeninas y una masculina, dedicadas sobre todo al trabajo con inmigrantes y a colaborar en las actividades pastorales de las diócesis, como las religiosas de la Divina Providencia, las Hermanas del Sagrado Corazón de Jesús y Santa María de Guadalupe y las Servidoras del Señor, entre otras.

Dentro de la vida consagrada hay que mencionar también a los Institutos Seculares, la mayor parte de ellos femeninos. Agrupados en la Conferencia Española de Institutos Seculares (CEDIS), que la forman 38 Institutos, cuentan con unos 5.000 miembros, según la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada. Fernández Barrajón percibe "más apertura y adaptación a la sociedad en la vida religiosa que en la jerarquía de la Iglesia", entre otras cosas, porque "se está reduciendo mucho la propuesta evangélica a lo puramente moral".