Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Para 2020 Cabo Verde habrá erradicado la malaria”

El ministro de Asuntos Exteriores de Cabo Verde alardea del desarrollo del archipiélago, pero insiste en que, para seguir creciendo, necesita el apoyo de la cooperación internacional

El ministro de Exteriores de Cabo Verde, Luis Filipe Tavares, en un hotel de Madrid.
El ministro de Exteriores de Cabo Verde, Luis Filipe Tavares, en un hotel de Madrid.

Cabo Verde es un país africano peculiar, sostiene el ministro de Asuntos Exteriores Luis Tavares. En su alma profundamente africana, se entremezclan rasgos del espíritu europeo, con quien comparte la matriz cultural judaico-cristiana, historia y hasta frontera. Este pequeño archipiélago, ubicado a unos 1.500 kilómetros al sur de las islas Canarias, es parte de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) y socio especial de la Unión Europea desde hace una década, hacia dónde se dirige el 94% de sus flujos comerciales. Desde que proclamó su independencia de Portugal en 1975, la esperanza de vida de los residentes ha crecido en unos 20 años; la renta media per cápita se ha duplicado y está bien situado en el índice de países más democráticos del mundo. Sin embargo, según Tavares, para seguir creciendo necesita el apoyo de la cooperación internacional.

"Es como si fuera un avión. Ya recorrió la pista, tiene combustible y está en el momento de despegue. Si se retira el combustible, la aeronave cae", alerta el ministro, "pero nosotros queremos seguir volando. La comunidad internacional sabe que tenemos potencial, pero nos tiene que brindar apoyo".

Tavares viajó a Madrid la semana pasada con el objetivo de relanzar la cooperación bilateral y pedir el apoyo de España para ampliar las áreas de colaboración con la UE.

Pregunta. ¿Cómo ha cambiado la cooperación bilateral de España tras la calificación de Cabo Verde como país de renta media?

Sobre una población de alrededor de 1,2 millones de caboverdianos, apenas 500.000 residen en las islas

Respuesta. España quiere hacer de Cabo Verde un modelo de éxito de su cooperación con África. Hasta ahora, la relación ha sido muy buena y para este año tenemos previsto un seminario para establecer nuevas áreas de trabajo conjunto, más allá de conservación del patrimonio cultural, defensa y seguridad. Nuestro país, uno de los países más democráticos del continente y caracterizado por estabilidad política, se puede definir como un caso de éxito de las políticas externas de la UE ante la auge de los populismos en Europa y la crisis política de las instituciones comunitarias. Cabo Verde no es un problema para la UE, no exporta migrantes irregulares y los caboverdianos en el extranjero están muy bien integrados.

P. En 2007, se firmó un acuerdo de cooperación entre Cabo Verde y España para el control de los flujos migratorios. ¿Cuál es el balance 10 años después?

R. Hay más caboverdianos viviendo en el extranjero que en el archipiélago. Sobre un total de alrededor de 1,2 millones de nacionales, apenas 500.000 residen en las islas. Tradicionalmente, siempre ha sido un país de emigración, pero representa una comunidad muy bien integrada en el extranjero.

Queremos reforzar la seguridad dentro del territorio y en las fronteras para controlar bien el flujo migratorio y seguir mereciendo la confianza de la UE. Movilidad sí, pero con total seguridad.

El turismo representa actualmente más del 20% del producto interior bruto de Cabo Verde

P. Ante la migración de los hombres, las mujeres se lanzaron a la conquista del espacio público. Sin embargo, ahora ellas apenas ocupan el 23% de los escaños en el Parlamento.

R. En Cabo Verde, el empoderamiento de las mujeres es muy importante. Si hacemos gala de democracia y crecimiento económico es gracias a ellas. Su integración no es un problema para nuestra sociedad.

P. ¿Cuáles son los retos que derivan de ser un pequeño Estado insular?

R. Cabo Verde preside el grupo africano de Pequeños Estados Insulares en Desarrollo (SIDS, por sus siglas en inglés). Nos reunimos el pasado mes de diciembre para debatir en el marco de la Unión Africana nuestros problemas: desde el cambio climático y la vulnerabilidad económica al fomento de las energías renovables y al desarrollo social. Estamos organizando un foro sobre economías insulares, en el que participarán los SIDS africanos, junto a Azores, Madeira y Canarias.

En cuanto al cambio climático, participamos en la COP 21 y estamos en proceso de ratificación de la convención. Es muy importante que todos los países se comprometan a cumplir con el Acuerdo de París. Lamentamos profundamente la salida de EE UU del pacto climático, pero esto no va a detener el trabajo de la comunidad internacional.

P. ¿Cuál ha sido el papel de las inversiones privadas extranjeras y de los donantes internacionales en el desarrollo de Cabo Verde?

R. La Ayuda Oficial al Desarrollo ha desempeñado un papel importante en Cabo Verde y siempre la gestionamos muy bien, este es un punto muy positivo en nuestra relación con la comunidad internacional. En los últimos 20 años, ha crecido mucho la inversión directa extranjera, sobre todo en el sector del turismo. Estamos trabajando para eliminar los obstáculos y mejorar el ambiente de negocio. Cada año viajan a Cabo Verde unos 800.000 turistas europeos y en los próximos dos años vamos a aproximarnos al millón. Seguimos trabajando para atraer a más viajeros, agilizar los visados [desde enero los ciudadanos de la UE no necesitarán visado para visitar el país] y garantizar mayor seguridad.

P. A pesar del desarrollo del turismo, aún hay un 8% de la población que vive por debajo del umbral de pobreza extrema. ¿Cómo se garantiza que el turismo beneficie a todos?

R. El turismo representa actualmente más del 20% del producto interior bruto de Cabo Verde. Tenemos casi un 100% de cobertura eléctrica a lo largo del archipiélago. La tasa de escolarización primaria también es elevada. Todo esto fue posible gracias a la Ayuda Oficial al Desarrollo, pero también a los ingresos provenientes del turismo.

Para cumplir con las metas de la Agenda 2030 marcada por Naciones Unidas, el cuidado del medioambiente es muy importante. En el desarrollo de los proyectos turísticos se tiene mucho en cuenta.

P. El año pasado su país fue alcanzado por el virus del Zika. ¿Cómo se ha reaccionado?

R. Afortunadamente, no registramos ninguna víctima mortal. Ya dejamos atrás este problema. Registramos muy pocos casos y no tuvo impacto en el turismo, porque fuimos capaces de responder de manera inmediata.

P. Cabo Verde es uno de los seis países africanos que, según la Organización Mundial de la Salud, podrían erradicar la malaria antes de 2020. ¿Cuál es la probabilidad de que se alcance realmente esta meta?

R. En 2015, nuestro país no registró ni una muerte por malaria. Solo hay casos esporádicos. El Gobierno de Cabo Verde está comprometido y trabajando codo a codo con la OMS para erradicar de manera definitiva la enfermedad. Confío en que para 2020 lo lograremos.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Más información