Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Patxi López: “No tengo intención de estar en la ejecutiva de Susana Díaz o Pedro Sánchez”

El exlehendakari aboga por una dirección socialista que integre a las tres corrientes

El exlehendakari y candidato a liderar el PSOE, Patxi López, en Sevilla.
El exlehendakari y candidato a liderar el PSOE, Patxi López, en Sevilla. EFE

El exlehendakari y candidato a la secretaría general del PSOE, Patxi López, ha cumplido este jueves en Sevilla con el obligado encuentro de los aspirantes a la dirección socialista con los militantes de una de las federaciones claves en las primarias del domingo. Lanzó un mensaje claro: si gana, sentará a los otros dos dirigentes (Susana Díaz y Pedro Sánchez) y les dirá: "Se acabó la broma, ahora hay que unir el partido". A ambos les ofrecería formar parte de su dirección. Pero si pierde, aunque defiende que la ejecutiva que salga de las elecciones debe integrar a las tres corrientes, tal como ha explicado, no tiene intención ni ambición de estar personalmente en una ejecutiva de Díaz o de Sánchez.

López confía aún en una "reacción de la militancia" que apoye su mensaje de "reconstrucción del PSOE", una tarea para la que considera "una obligación formar una ejecutiva compartida" a partir del lunes. Pero no antes. En este sentido, ha negado cualquier posibilidad de "pacto oscuro" con ninguna de las candidaturas y que se hayan puesto en contacto con él más allá del único pronunciamiento público en este sentido, el de Pedro Sánchez.

El dirigente vasco asegura que no busca "acomodo personal" en la carrera de las primarias socialistas sino evitar que, tras las primarias, se mantengan un grupo como oposición interna a la dirección electa, como pasó, según ha reconocido, en el congreso de Sevilla, donde Alfredo Pérez Rubalcaba ganó a Carme Chacón.

Si esta situación de división interna vuelve a reproducirse, con las consecuencias que han derivado en una de las peores crisis del socialismo español, y el partido se mantiene en la "indefinición", López cree que se corre el riesgo de seguir los pasos de otras formaciones socialdemócratas europeas, que se han convertido en irrelevantes.

El dirigente socialista vasco ha criticado a sus dos adversarios. A Sánchez le ha recriminado que "además de levantar el puño hay que saber tender la mano" y a Díaz le ha criticado que haya "improvisado" un programa. En este sentido, ha considerado un error proponer un endeudamiento de los jóvenes en su etapa formativa. Por su parte, López ha defendido que haya poderes con control dentro del partido, regular las consultas, ampliar la participación de los simpatizantes y sustituir el sistema de avales por una elección a doble vuelta. También quiere que las direcciones federales sometan a la militancia a un refrendo anual de su gestión y de su estrategia.

Un mitin de sentimientos

López se ha pronunciado así pocos minutos antes de encontrarse con los militantes andaluces en la sede provincial del PSOE de Sevilla. Ha afirmado que ha venido a la capital andaluza a hablar de sus sentimientos y se ha referido a las decenas de andaluces que pasaron por su casa en Bilbao tras la Guerra Civil huyendo o para ayudar a los trabajadores.

El exlehendakari ha afirmado que se siente entre los andaluces como entre sus familiares porque su padre fue desterrado a Huércal Overa (Almería) cuando él tenía solo siete años y sintió que había sido aceptado plenamente, sin preguntas, por parte de los andaluces.

Después se ha referido a Felipe González como "uno los abogados laboralistas sevillanos" que pasaron por su casa y a Manuel Chaves, como el profesor que escuchó en la Universidad.

Más información