Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez británico obliga a una madre vegana a vacunar a sus hijos

La progenitora defendía que la inmunización tiene más riesgos que beneficios

Un juez británico obliga a una madre vegana a vacunar a sus hijos

“Las vacunas contienen productos que no quiero que estén en los cuerpos de mis pequeños". Así se ha defendido una madre vegana de dos niños británicos -de dos y cuatro años- que ha sido sentenciada por un juez a inmunizarlos. "No es natural inyectarse metales. Va en contra de mis creencias pinchar a mis hijos con productos que vienen de células animales o que han sido testadas en ellos”. La sentencia ha sido publicada por diversos medios ingleses.

Los veganos evitan matar, dañar y explotar a los animales. No se visten con lana, con cuero ni con cualquier tipo de piel animal; no cazan ni pescan. Y solo comen semillas, legumbres, vegetales, algas y fruta. Es una práctica vegetariana muy estricta, que consiste en abstenerse del consumo o uso de productos de origen animal. Es algo que va mucho más allá de la mera dieta.

La madre, que además es contraria a darles a los niños cualquier tipo de medicamentos, había sido denunciada por el padre de sus hijos. "Es una mujer obsesiva, sobreprotectora y de mentalidad muy cerrada, que sospecha de la medicina convencional", dijo el progenitor de los menores, quien aseguró durante el juicio que la mujer no les da ni siquiera paracetamol.

En su resolución, el magistrado de la Corte Suprema británica, explica que la acusada tuvo la intención de llevar como testigo a un médico que apoyara sus teorías, pero que no encontró a ninguno dispuesto a hacerlo.

Durante el juicio, la madre aseguró ante el juez que sus dos vástagos estaban "muy sanos", porque solo se alimentaban "de productos naturales”. Para ella, según explicó en el juzgado, “las vacunas producen más riesgos que beneficios”. El magistrado, que con su dictamen ha respaldado al padre, concluyó que “inmunizar a los niños contra la difteria, polio, meningitis, varicela o rubéola es la mejor opción”.

En la sentencia, el juez concluye: “Tengo serias preocupaciones en cuanto a su capacidad de ver objetivamente y de manera imparcial la vacunación”. El juicio tuvo lugar en diciembre, pero ha saltado a los medios esta semana.

No es el primer caso en Reino Unido

En 2013, otro juez británico obligó a dos pequeñas a vacunarse a pesar de las reticencias de la madre. Y a principios de este año, otro magistrado sentenció que un bebé de siete meses fuera vacunado.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información