Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sastres se cuelan en el vestuario

Dsquared2 pone elegantes al Manchester City de Pep Guardiola y refuerza la idea del futbolista bien vestido

Pep Guardiola, acicalado por Dean y Dan Caten, diseñadores de DSquared2.
Pep Guardiola, acicalado por Dean y Dan Caten, diseñadores de DSquared2.

Ahora parece que todos los futbolistas han llegado al mundo con un neceser de una marca de lujo bajo el brazo y que todos los clubes serios firman alianzas con diseñadores para vestir a sus jugadores en los desplazamientos. Pero la relación del fútbol con la moda no siempre ha sido tan fluida.

En 1996, los jugadores del Liverpool, a los que apodaban Spice Boys por su afición a la fiesta y el desparrame, acudieron a la final de la FA Cup contra el Manchester United vestidos con trajes color crema, camisa azul pálido y corbata en rayas granates. Perdieron y la prensa británica se obsesionó con aquellos ternos, como si hubieran sido los culpables de la derrota.

John Stones llegó este año al City procedente del Everton. Se pagaron 55 millones de euros por él,  convirtiéndose en el defensa más caro de la historia. En la imagen, vestido de Dsquared2.
John Stones llegó este año al City procedente del Everton. Se pagaron 55 millones de euros por él, convirtiéndose en el defensa más caro de la historia. En la imagen, vestido de Dsquared2.

Cada vez que querían ridiculizar a Steve McManaman o David James, lo ilustraban con una foto de ellos vestidos con aquellos tres piezas que, quizá sí, evocaban clubes náuticos de la Costa Adriática o películas sobre los últimos días del Imperio Británico, más que tardes gloriosas en Anfield. No hacía mucho que por aquí Pep Guardiola también había sido objeto de chanzas por desfilar para Toni Miró. Normal que los futbolistas desconfiasen de acercarse demasiado a la moda.

Abren la marcha los Caten, y así en la distancia parecen futbolistas. O los jugadores, diseñadores.
Abren la marcha los Caten, y así en la distancia parecen futbolistas. O los jugadores, diseñadores.

Pero eso cambió. Cuando regresó al Barça como entrenador, el club quiso que sus jugadores tuvieran un buen aspecto en sus desplazamientos y encargó a los diseñadores preferidos del entrenador, Dean y Dan Caten, Dsquared2, que firmaran los trajes oficiales del Barça. Los Caten siguieron a Pep al Bayern y se adelantaron incluso a su llegada al Manchester City, donde, por segundo año, han creado para los jugadores no solo irreprochables trajes de tres piezas para las citas oficiales, sino también levitas, jerseys de cuello alto y una parca que podría envidiarles Liam Gallagher, conocido fan del equipo.

Dean Caten hace como que pelotea con Fabian Delph.rn
Dean Caten hace como que pelotea con Fabian Delph.

Su amigo Pep, dicen los canadienses, representa la identidad Dsquared2. “Es natural, tiene encanto y un sentido del estilo impecable”. ¿Es muy exigente? “Siempre sabe lo que quiere. Es resolutivo, incluso con la moda. Básicamente, le gusta estar muy cómodo con su ropa, resultar natural y sobrio. Nos deja ocuparnos de su atuendo siempre que respetemos su personalidad y su estilo”.

A juzgar por las fotos, Sergio Agüero, John Stones, Yaya Touré y el resto del equipo también se han hecho fans de los diseñadores. “Estaban entusiasmados”, cuentan los Caten, “porque las prendas les permiten lucir sus cuerpos, pero a la vez son estilosas y de moda, con un equilibrio perfecto entre casual y elegante. Estamos muy orgullosos”.

Los sastres se cuelan en el vestuario

En efecto, si por lo general la buena sastrería se ocupa de disimular los defectos, cortar trajes para atletas consiste en lo contrario, en realzar cuerpos que cuesta mucho trabajo y dinero mantener. Ellos llevan más de una década vistiendo a futbolistas para las grandes citas, pero también en su día a día. Cuentan con Sergio Ramos, Ibrahimovic y Neymar como clientes habituales. ¿Creen que en este tiempo ha subido la media de estilo en los estadios, que se ha superado ya el estereotipo de jugador con poco gusto y demasiado presupuesto?

“En los últimos años han desarrollado un estilo más maduro, claro que se preocupan de sus cuerpos, pero ahora están más enfocados en la elegancia. Son mucho más cuidadosos con su imagen y eso se ha notado”. Si tienen que quedarse con uno más allá de la plantilla del City, lo hacen con Cristiano Ronaldo. “Hemos tenido la oportunidad de conocerlo y trabajar con él y es una persona muy cool. Sabe qué escoger y qué ponerse para tener una imagen de estilo potente. Sabe lo que quiere y qué aspecto quiere tener en cada ocasión”.

Así que Dsquared2 ha conseguido que el planeta fútbol se preocupe por la moda. ¿Y al revés? No parece que los hermanos Caten pasen el domingo consultando con avidez los resultados de la Premier, la Liga o la Serie A. “Lo intentamos, pero no es fácil”, confiesan. Eso sí, disfrutan del “electrizante” ambiente de los estadios.

Los jugadores del City en plan ‘Ocean’s Eleven’.
Los jugadores del City en plan ‘Ocean’s Eleven’.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información