Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Se puede curar la bilirrubina con aspirina?

¿Tu química puede hacer carga positiva con la de otra persona? ¿El aire contiene oxígeno, nitrógeno y argón? Analizamos científicamente grandes temas musicales

Cantaba Juan Luis Guerra que le subía la bilirrubina cuando te miraba y no le devolvías la mirada. Después intentaba resolver el problema con aspirina y penicilina, pero no había manera. La canción le quedó genial, pero la relación entre lo que relataba Guerra y algo que puede suceder en la realidad parece complicada. La bilirrubina sube cuando hay problemas en el hígado, que es el encargado de metabolizarla. La hepatitis o la cirrosis son algunas de las enfermedades que pueden estar detrás. En lo que sí tenía razón es en la inutilidad de la aspirina para paliar la situación.

Esta mítica canción es una de las que hemos analizado en un directo en el Facebook de Materia en busca de aciertos o errores en torno a afirmaciones con posible base científica. Otra de ellas es “Yo sigo aquí”, de Paulina Rubio. En ella, la mexicana cantaba que tu química con su piel hacía carga positiva y cuando se acercaba a ti era una bomba explosiva. En el vídeo recogemos la explicación que nos envió Fernando Gomollón, del Instituto Catalán de Investigación Química: “Esto de que la química haga cargas positivas y negativas... mal. Cargas, como las meigas, haberlas haylas, pero si hay una positiva, tiene que haber por ahí cerca una negativa. Aun así, por efectos como algo conocido como triboelectricidad a veces pueden generarse separaciones de cargas, lo que comúnmente conocemos como electricidad estática. La electricidad estática puede ser peligrosa y, según como te pille, una bomba explosiva. Si te pilla repostando gasolina, por ejemplo, puede llegar a ser bastante peligrosa. Igual Paulina la lió un día en una gasolinera y de pronto le vino la inspiración”.

En el vídeo se analizan otra decena de temas, como Aire de Mecano, y su acierto sobre cuáles son los tres gases más abundantes de la atmósfera, las disquisiciones sobre la evolución de Extremoduro o las paradojas matemáticas de Fran Perea en su tema de la serie Los Serrano.