Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El giro imprevisto de los Oscar

De haberse producido en la ceremonia de los Goya, hoy estaríamos recurriendo a los tópicos del país de pandereta. Pero ha sucedido en la meca del cine. Un error descomunal, un giro imprevisto de última hora, despojaba del triunfo a la favorita La, la, land y otorgaba el Oscar a la mejor película a Moonlight. La anécdota, el tremendo desliz, ha inundado los titulares de medio mundo y ha arruinado en cierta forma el mensaje de fondo que ha querido transmitir Hollywood. Han tenido que transcurrir muchos años, muchas oportunidades, como Brokeback Mountain o Milk, muchas campañas como la de “Oscar so white” del año pasado y, sobre todo, la denostada irrupción de Donald Trump en la presidencia de Estados Unidos, para que una película con un protagonista negro y homosexual se convierta en la mejor cinta del año para los ya no tan recalcitrantes miembros de la Academia. Lástima que la súbita decisión huela a corrección política. En todo caso, estamos de enhorabuena. Más que una historia sobre homosexualidad dentro de la comunidad negra, Moonlight logra abarcar un sentimiento prácticamente universal, el del miedo a la propia identidad.— Pol Morales Vidal. Barcelona.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.