Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Así quiere revolucionar la Semana de la Moda de Madrid su nueva directora

Charo Izquierdo planea introducir cambios para que la pasarela madrileña pueda dar “el gran salto internacional”

Ampliar foto
Charo Izquierdo, directora de la pasarela MBFWM, en Madrid.

Cuando una organización estrena director tras 31 años se generan tantas incertidumbres como expectativas. La periodista y escritora Charo Izquierdo se muestra consciente de las que ha suscitado su nombramiento. Hace solo tres meses, sustituyó a Cuca Solana al frente de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid y se enfrenta a su primera Semana de la Moda, que empieza este viernes y terminará el martes. El evento pide cambios a gritos y ella parece dispuesta a renovar. “Esto no es el ejército, ni los diseñadores que están aquí han ganado una oposición. Con mucho respeto hacia su trabajo, pero también con mucha esperanza en el futuro, se va a trabajar en la composición del calendario de desfiles”, adelanta a EL PAÍS.

No estará sola en esa misión: contará con un comité asesor presidido por su predecesora y compuesto por 11 expertos, entre ellos, Natalia Bengoechea, directora de moda de SModa, suplemento de EL PAÍS; Marta Michel, sucesora de Izquierdo al frente de Yo Dona, suplemento de El Mundo, y Pepa Bueno, directora de la Asociación de Creadores de Moda de España (ACME).

Rueda de prensa de la presentación de la Semana de la Moda de Madrid el pasado diciembre.

“He hablado con todos los diseñadores y les he dicho que hay que salir de la zona de confort, incluidos Ifema [la Institución Ferial de Madrid, que organiza la pasarela] y yo. Si sigues haciendo siempre lo mismo, no creas”, argumenta.

Izquierdo conoce bien el sector. Como directora de Yo Dona y Grazia, ha vivido las luces y sombras de la industria española y de la pasarela. Quizá por eso, una de sus primeras decisiones ha sido instalar una red wifi gratuita en el pabellón donde se celebra la Semana de la Moda. Hasta este año no ha sido posible compartir los desfiles en las redes sin consumir datos móviles.

Su máximo reto es que la antigua Pasarela Cibeles dé “el gran salto a nivel internacional”. A Solana le gustaba decir que la de Madrid era la cuarta pasarela más importante del mundo tras París, Milán y Nueva York, pero lo cierto es que tanto en repercusión mediática como en volumen de negocio la cita madrileña se encuentra aún a años luz de las de Londres o Río de Janeiro. Charo Izquierdo (Madrid, 1957) pretende “ampliar en importancia los medios y compradores convocados”.

Prejuicios injustos

Pasarela 3.0

La edición de este año de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid contará con un 33% más de patrocinadores, entre ellos, Iberia, que costea una zona vip conacceso rápido a los desfiles, Facebook e Instagram. Estos últimos, además de apoyar económicamente el evento, realizarán acciones para promocionarlo, según explica Charo Izquierdo, la nueva directora de la Semana de la Moda.

Dentro de la “renovación” que promete Izquierdo, muy activa en redes sociales, se encuentra la digitalización de la pasarela. El objetivo es llevar la cita al siglo XXI y conseguir que “su manifestación sea más permanente”.

De hecho, lo que más echará de menos de su etapa como periodista es la posibilidad de “instagramear con una mentalidad no institucional”.

Cree que la Semana de la Moda puede ser “una bandera fundamental de la marca España”. Para lograrlo, considera imprescindible “comunicar todos los logros” y combatir lo que define como prejuicios injustos, entre ellos una de las críticas más recurrentes al sector: que los diseñadores viven de las ayudas estatales. “Pagan una participación de 4.000 euros por desfile individual, además del coste de fabricar los prototipos de la colección”, insiste. “Es cierto que organizar una presentación en Nueva York supone una inversión mínima de 150.000 euros, pero no están subvencionados; están ayudados con esta pasarela, que Ifema [participada por la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento y la Cámara de Comercio] pone a su servicio” y en la que invierte seis millones al año.

Tampoco comparte la vieja aspiración de que los desfiles se celebren en espacios emblemáticos de la ciudad, como sucede en París o Milán: “Hay otros eventos como Fitur y Arco en Ifema y nunca he oído a nadie quejarse de que están lejos del centro”.

Sus esfuerzos incidirán en construir “una lanzadera de negocio que acompañe la plataforma de imagen que es la pasarela”. El primer paso consistirá en poner en contacto a los compradores y la industria con los diseñadores. Más que tender puentes, se trata de actuar casi como una celestina. Y en este aspecto, dice ser implacable: “Tendrían que llamarme Nokia porque me paso el día, como dice su eslogan, connecting people”.