Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere Eugene Cernan, el último hombre en pisar la Luna

El astronauta, una de las tres personas en visitar dos veces la Luna, falleció este lunes

Eugene Cernan, en el Apolo 17 NASA / Reuters

Eugene Cernan, el último hombre que caminó sobre la Luna, falleció este lunes según informaba la NASA en un comunicado. Cernan hizo casi todo lo que se puede hacer en el espacio. Comenzó su carrera, como muchos otros de los hombres que visitaron nuestro satélite, como piloto naval y de caza. Esa experiencia le sirvió para entrar en el programa espacial estadounidense.

Su primer viaje al espacio fue a bordo de la cápsula Gemini 9. En esa misión, realizó uno de los primeros paseos espaciales del programa espacial de EE UU, una experiencia que resultó complicada pero que Cernan, después de dos horas fuera de la nave, salvó gracias a su pericia. Después, fue protagonista de dos hitos en el programa Apolo. Junto a Jim Lovell y John Young era una de las tres personas que viajó dos veces a la Luna.

La primera ocasión, con el Apolo 10, supuso la preparación de la conquista definitiva de aquel nuevo mundo. En mayo de 1969, Cernan puso a prueba todos los sistemas con los que el Apolo 11 realizaría el asalto definitivo. Junto a Tom Stafford, probaron el módulo de aterrizaje sobrevolando a ocho millas náuticas de la superficie lunar. Como en su paseo espacial, su misión no iba a acabar sin un sobresalto. Con el sistema de guiado del módulo apuntando en la dirección incorrecta, los astronautas se vieron girando sin control durante varios segundos. Al final, una vez más, el talento y el entrenamiento de los pilotos evitaron el desastre.

Su último hito en la carrera espacial fue como comandante de la misión Apolo 17, en diciembre de 1972, la última visita humana a la Luna. Aquel viaje batió muchos récords. Cernan, junto a su compañero Harrison H. Schmitt, permaneció en el satélite durante más de tres días. Pasaron casi un día completo fuera del módulo lunar y trajeron de vuelta a la Tierra más de 100 kilos de material.

Charles Bolden, director de la NASA, recordaba hoy cómo en su última conversación con Cernan, el astronauta le habló de su deseo para inspirar a los jóvenes de su nación para estudiar carreras de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, y para “que se atrevan a soñar y explorar”. “Él era único y todos nosotros en la familia de la NASA le echaremos mucho de menos”, ha concluido.

Cuando abandonó la Luna, Cernan realizó un discurso de esperanza, hablando también de un posible regreso que quizá ninguno de los que viajaron allí vean: “Bob, soy Gene, estoy en la superficie, y como doy el último paso del hombre en esta superficie, de vuelta a casa por algún tiempo —aunque no hasta un futuro muy lejano—, simplemente me gustaría decir algo para la historia. Este desafío estadounidense de hoy ha forjado el destino del hombre del mañana. Y, al salir de la Luna en Taurus-Littrow [valle lunar en el que trabajaron], nos vamos como vinimos y, si Dios quiere, como volveremos, con paz y esperanza para toda la humanidad. Que Dios acompañe a la tripulación del Apolo 17”.

Más información