Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Éxitos (y decepciones) de las divas de la música en 2016

Beyoncé, Adele, Ariana Grande, Britney Spears, Madonna o Lady Gaga han estado presentes todo el año aunque con distinta suerte

Beyoncé durante su concierto en el Estadio Olímpico de Barcelona el pasado 3 de agosto. Ampliar foto
Beyoncé durante su concierto en el Estadio Olímpico de Barcelona el pasado 3 de agosto. 13thWitness

Hablando exclusivamente de ventas de discos, la gran triunfadora de 2016 ha sido Adele. Su álbum 25 ha sido el más vendido del año en Estados Unidos con 9 millones de copias y ha despachado casi 20 millones en todo el mundo. La británica también ha triunfado con su gira, pero desde el verano en adelante ha parado, en parte porque el lanzamiento y promoción de 25 comenzó en otoño de 2015, año en que también su disco fue el más vendido. El Lemonade de Beyoncé también ha arrasado. Ella es la segunda diva con más discos vendidos, con 2,6 millones de copias. Además ha batido varios récords. Beyoncé ha conseguido debutar en el número uno con sus seis discos, algo que ninguna artista había hecho, y con el último ha colocado sus 12 temas al mismo tiempo en la lista de singles. Además, cuando estrenó el álbum en la plataforma de streaming Tidal, propiedad de su marido Jay-Z, fue escuchado 115 millones de veces, alcanzado la mayor cantidad de escuchas de la historia para un disco en una sola semana.

 

Britney Spears, a la que se dio por muerta después de que hackearan la cuenta de Twitter de Sony esta semana, el pasado agosto. ampliar foto
Britney Spears, a la que se dio por muerta después de que hackearan la cuenta de Twitter de Sony esta semana, el pasado agosto. AFP

Ventas aparte, Beyoncé ha acaparado mayor atención que Adele. Por su polémica actuación en la Superbowl, por los rumores de su divorcio, o por el distanciamiento de Kanye West tras el asalto a Kim Kardashian. Pero sobre todo, por su gira. El Formation World Tour ha sido el macro espectáculo del año, diseñado para grandes estadios y en el que la diva de Houston ha conquistado al público y se ha confirmado como la superestrella más polivalente, capaz de bailar, cantar e interpretar al más alto nivel. Los premios MTV fueron la confirmación de que es la reina, y se llevó a casa cinco galardones. Pero habrá que esperar a los próximos Grammy para saber quién ha sido la artista del año. En los premios de la academia de la música estadounidense se escenificará el duelo entre Beyoncé y Adele, ya que ambas se disputan los principales gramófonos y son las grandes favoritas para llevárselos.

Entre estas dos artistas consagradas se ha colado Ariana Grande. La hasta ahora considerada como cantante para adolescentes ha dado el salto al gran público como la artista pop más fresca y la que mejor explota su sexualidad en sus vídeos y canciones. La confirmación de su éxito llegó en los American Music Awards, donde fue elegida artista del año. Premios aparte, la de Florida ha triunfado con su disco Dangerous Woman, y la canción Into You ha sido una de las más escuchadas y bailadas este año en todo el mundo. Despide el año como una de las estrellas más seguidas de las redes, con 142 millones de followers entre Facebook, Twitter e Instagram.

En un año de mucha competencia entre divas, algunas no han alcanzado el éxito esperado. Quizás la mayor decepción la ha encarnado Britney Spears. La princesa del pop apuntaba a comeback de 2016, pero tanto su disco como sus distintas apariciones han quedado lejos de sus logros a finales de los 90 y los primeros 2000. Su noveno álbum de estudio, Glory, debutaba en el número 3 pero a la semana siguiente se desplomaba con un 87% menos de ventas. En dos semanas salía de los 40 primeros puestos, confirmando que pese al título, esta vez no habría gloria para ella. Su playback y coreografía en los Video Music Awards fueron muy criticados. Y para colmo, esta semana un hacker pirateaba la cuenta de Twitter de Sony y anunciaba su muerte, llegando a convertir en tendencia el hashtag #RIPBritney. La mejor noticia para Spears, además de seguir con vida y con un aspecto inmejorable, es el regreso a Las Vegas con su espectáculo. Será el año que viene. Mientras, Madonna puede presumir de haber dado carpetazo a su annus horribilis (2015) en estos últimos doce meses. La reina del pop consiguió reconciliarse con su hijo Rocco y ha terminado siendo elegida como la mujer del año por Billboard.

Watch the full length #MillionReasons live from the #VSFashionShow now on my @VEVO channel!

Un vídeo publicado por xoxo, Joanne (@ladygaga) el

Por último, el 2016 de Lady Gaga ha tenido luces y sombras. Su último trabajo, Joanne, debutó en el número uno, pero con un 47 por ciento menos de ventas que el anterior. El primer single funcionó fatal y fue muy criticado. Todo lo contrario que el disco, que tuvo muy buena acogida entre la prensa especializada. La promoción ha sido extenuante pese a que la intención de Gaga era que fuese más dosificada y con actuaciones íntimas. Las ventas, lejos de las de Beyoncé, Adele o Rihanna, la han llevado a aparecer en todas partes, incluido el desfile de Victoria's Secret en París. A falta de que se anuncie una nueva gira mundial, Gaga tiene un as en la manga: su presencia en el espectáculo más visto de la televisión, la Superbowl.

Más información