Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Malos tiempos

No hay forma de decir adiós a quien me ha hecho sentir y amar con más intensidad la música. Pues probablemente muchos lo sentíamos inmortal. Leonard Cohen me ha descubierto la más bella y noble virtud del arte: su capacidad de emocionar, de sabernos humanos. Y si de algo puedo estar hoy segura es de que siempre seguiré amando sus poemas; a pesar de ese enemigo que es el tiempo. Esta es nuestra única resistencia contra el olvido: mantenernos fieles a nuestros referentes, a quienes trataron de enseñarnos algo cuando aún no sabíamos absolutamente nada. Inevitablemente, también recuerdo a Krahe, y siento que nos vamos quedando muy solos; que son malos tiempos.— Olmo Ciges Julia. Valencia.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.