Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 30% de escolares se da atracones de alcohol los fines de semana

Una niña de 12 años muere por un coma etílico. Si todo el mundo entiende que el tabaco es malo, ¿por qué no conseguimos lo mismo con el alcohol?

Jóvenes bebiendo y fumando hachís
Jóvenes bebiendo y fumando hachís

El suceso ocurrido esta semana en el que una niña de 12 años ha muerto debido a un coma etílico cuando participaba en una fiesta de Halloween ha conmocionado a la sociedad civil y deja en el aire diversas preguntas: ¿A qué edad comienzan los jóvenes a beber? Y ¿cómo podemos prevenir estos comportamientos para que no vuelva a ocurrir otra fatalidad de estas características? El consumo de alcohol entre los jóvenes es un tema preocupante ya que los últimos datos proporcionados por el Ministerio de Sanidad alertan que "tres de cada 10 adolescentes consumen alcohol en atracón (cinco o más copas en un corto espacio de tiempo)". 

La última Encuesta sobre Uso de Drogas en Estudiantes de Enseñanzas Secundarias publicada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad el pasado febrero concluyó que “aunque la prevalencia del consumo de alcohol sigue siendo muy elevada entre los jóvenes de 14 a 18 años, los datos revelan un considerable descenso de su consumo”. Esta reducción es más acusada en el caso de los consumos intensivos (frecuencia de borracheras en los últimos 30 días y consumo en forma de atracón, “lo que demuestra que el trabajo realizado en materia de prevención ha empezado a ofrecer resultados”, aseguran desde el Ministerio. La encuesta incluye una muestra de 37.486 estudiantes de entre 14 a 18 años, de 941 centros educativos públicos y privados y 1.858 aulas. Se hace desde 1994.

El 78,9% de los jóvenes preguntados había probado el alcohol alguna vez y un 76.8%, lo había consumido por lo menos una vez en el último año. “La media de inicio está en 13,9 años, y es una media, lo que cabe considerar que hay menores que lo prueban con 11 años y otros con 16”, explican desde el organismo público. “Los jóvenes beben sobre todo cerveza y lo consiguen a través de ellos mismo o con la colaboración de alguien mayor de 18 años”. La encuesta también concluyó que “el 1,7% de los jóvenes había consumido alcohol diariamente en los últimos 30 días y que uno de cada tres escolares había consumido alcohol en forma de atracón (binge drinking) en este mismo periodo. Este patrón de consumo aumenta con la edad: a los 18 años este porcentaje se eleva al 50%”, agregan.

"Aunque las cifras han disminuido con respecto al año anterior, los datos de consumo siguen siendo altísimos", nos dice por teléfono Elena Martin, desde Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas. "Lo mejor para prevenir es concienciar", prosigue, "concienciar que el alcohol es tan peligroso como el tabaco". "Uno de los mayores problemas del alcohol es su aceptación en la sociedad. En la tolerancia que existe hacia su consumo. Muchos chavales nos comentan que la primera copa que se tomaron fue en su casa. Está normalizado", agrega Martin.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera al alcohol como una de las drogas potencialmente más peligrosas para la salud física, psíquica y social de las personas. "Y en especial cuando se trata de personas menores y jóvenes que están adoptando sus hábitos de salud, más aún, como ocurre en nuestro entorno, cuando existe un nivel alto de tolerancia social", añaden.

La menor que ha fallecido estos días consumió alcohol en un parque con unos amigos. El botellón sigue siendo una práctica común, a pesar de las restricciones legales que existen sobre el consumo de alcohol en la calle. Los últimos resultados determinaron que seis de cada 10 jóvenes habían participado en un evento similar en los últimos 12 meses. La joven de San Martin de la vega falleció por un coma etílico, aunque llegó a ser reanimada en el centro sanitario y estuvo en coma hasta el momento de su fallecimiento. El coma etílico, llamado también intoxicación alcohólica aguda, se produce por un consumo importante de alcohol, generalmente durante un período corto. Cuanto más el alcohol es absorbido rápidamente, mayor es el riesgo de coma etílico. La tasa de alcoholemia que indica un coma etílico varía en función de varios parámetros, tales como el peso, la cantidad de masa grasa, la alimentación y la costumbre de tomar alcohol. El coma etílico generalmente aparece cuando existe entre dos a cuatros gramos de alcohol por litro de sangre.

Según los últimos datos, las borracheras descendieron. “Dos de cada 10 jóvenes lo hicieron en los últimos 30 días y tres de cada 10 escolares tiene un consumo de riesgo los fines de semana. El patrón del consumo de bebidas alcohólicas en forma de atracón es similar al de las borracheras. El 43% de los estudiantes de 16 años y la mitad de los de 17 se pusieron hasta arriba de alcohol alguna vez en el último mes”, indican en la encuesta.

España cuenta desde 2012 con un Sistema de detección temprana, coordinado por la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas. Tras un consenso de muchos años de trabajo, entre las medidas planteadas "con base científica están las medidas ambientales, aquellas que prohíben la venta a menores o no beber en el exterior, por ejemplo. Pero es fundamental la educación, la sensibilización, y la concienciación de todos los agentes de la sociedad: padres, profesores, todos", agrega Martín. "Si todo el mundo entiende que el tabaco es malo, gracias a que el mensaje se ha transmitido de boca en boca. ¿Por qué no conseguimos lo mismo con el alcohol?", finaliza Martin.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información