Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rendición o relato

El PSOE debe dejar claro que su meta no es el Gobierno del PP ni el suyo propio, sino aplicar su programa electoral

Reunión del comité federal del PSOE.
Reunión del comité federal del PSOE.

El PSOE necesita un buen relato para que sus simpatizantes entiendan la abstención. Hemos oído varios: abstenerse por España (que suena a chiste casposo de monjas y guardias civiles); para poder ejercer de oposición (que es tan sensato como un equipo que se deja ganar en el partido de ida apelando al de vuelta); o por miedo a ir a terceras elecciones ahora (que es lo único que un partido no puede temer jamás: unas elecciones). Estos argumentos rezuman debilidad. El PSOE, de rodillas, nos pide perdón por su “giro de rumbo”. No es un relato, es una abdicación.

Un relato se construye desde la convicción. Los 85 diputados del PSOE son muy poderosos. La mayoría de combinaciones de gobierno requiere su aquiescencia. Las dudas que tiene el PSOE sobre facilitar o no un Gobierno son un lujo que no tienen otros grupos parlamentarios. El PSOE debe expresarse desde su poder de negociación, subrayando que son el único partido necesario y suficiente.

Un relato no solo sirve para dar explicaciones. O para hacer pedagogía, como se suele decir con solemnidad. Un relato sirve para cambiar los términos de la discusión. El pensador William Riker lo llamó “herestética” o habilidad de presentar un dilema político desde un prisma nuevo. El PSOE debe dejar de lado el lenguaje de la responsabilidad de abstenerse y de las disculpas a sus votantes. Y pasar a hablar de cómo conseguir un buen pacto de políticas. Moverse de intentar justificar una presunta traición a sus votantes a enorgullecerse de los logros materiales que les puede dar.

El PSOE debe dejar claro que su meta no es el Gobierno del PP ni el suyo propio, sino aplicar su programa electoral. Y que, para conseguir ese fin, hay varios medios. Lo ideal sería un Gobierno encabezado por el PSOE, pero si hoy no es posible, lo mejor es extraer compromisos políticos concretos.

La tarea del PSOE es virar el eje de discusión de apoyar al PP o no a las ventajas y desventajas de las concesiones X que obtengan. Es el único terreno en el que el PSOE tiene una ventaja comparativa. El partido y sus dirigentes están desacreditados, pero las políticas del PSOE son quizás las que más se parecen a España. @VictorLapuente

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.