Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La asesora de confianza de Clinton se separa de su marido por un nuevo escándalo sexual

Huma Abedin anuncia su separación del excongresista Anthony Weiner

Huma Abedin, una de las asesoras de mayor confianza de la candidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, anunció este lunes que se separa de su marido, el excongresista demócrata Anthony Weiner. El motivo es el mismo que ha lastrado buena parte de su matrimonio, que destruyó la carrera política de Weiner en 2011 y que hizo tambalearse también la de su influyente esposa: el envío de fotos y mensajes de cargado contenido sexual a otras mujeres.

Anthony Weiner y Huma Abedin, en julio de 2013.

El nuevo escándalo, destapado por The New York Post, tiene un agravante, más allá de la reincidencia: Anthony Weiner no solo posa en una de las fotos que mandó a una mujer en ropa interior, tumbado en la cama, sino que su hijo pequeño sale a su lado.

“Tras una larga y dolorosa consideración, y después de trabajar por mi matrimonio, he tomado la decisión de separarme de mi esposo”, dijo Abedin, de 40 años, en un comunicado remitido este lunes a varios medios de comunicación estadounidenses. “Anthony y yo seguimos dispuestos a hacer lo que sea mejor para nuestro hijo, que es la luz de nuestras vidas”, agregó la asesora de Clinton, que además pidió respeto a su privacidad “durante estos momentos difíciles”.

Anthony Weiner y Huma Abedin, en enero de 2011.
Anthony Weiner y Huma Abedin, en enero de 2011. AP

Según el New York Post, que entrevistó a la mujer con la que Weiner supuestamente se intercambiaba las fotos de contenido sexual, la relación de sexting se extendió de enero de 2015 hasta este mismo mes, mientras Abedin acompañaba a Clinton en la campaña que la tiene viajando por todo el país desde hace más de un año.

La mujer con la que Weiner volvió a las andadas es el polo opuesto de Abedin, que ha construido toda su carrera a la sombra de Clinton, a la que conoció como becaria en la oficina de la primera dama de la Casa Blanca en 1996 y de quien es asistente personal y asesora desde 2000. La “otra” mujer, cuya identidad no ha sido revelada, es una “declarada seguidora del candidato presidencial republicano, Donald Trump, y de la Asociación Nacional del Rifle (NRA) que ha criticado en las redes sociales tanto a Clinton como al actual presidente demócrata, Barack Obama”, destaca el rotativo.

Tras mandar la foto con su hijo pequeño a su lado, en medio de un intercambio de mensajes subidos de tono sobre salones de masaje en horas de la madrugada del 31 de julio de 2015, Weiner tuvo un momento de pánico al pensar que había tuiteado la foto en su cuenta en vez de enviarla por un mensaje directo privado. Fue un error similar el que destapó su costumbre de enviar fotos en ropa interior a mujeres en 2011, hecho que acabó con su hasta entonces prometedora carrera política.

Después de un mea culpa público, Weiner intentó en 2013 relanzar su carrera política presentándose a la alcaldía de Nueva York, maniobra que fracasó cuando se conoció que el político había vuelto a enviar fotos de sus genitales bajo el seudónimo de Carlos Danger.

Anthony Weiner, en Nueva York.
Anthony Weiner, en Nueva York. AFP

Este año se estrenó el documental Weiner, que expone crudamente la implosión de la campaña a la alcaldía y la difícil posición de Abedin que, como su mentora Clinton en el caso Lewinsky, tuvo que soportar la humillación pública de apoyar a su marido tras conocerse su escándalo sexual. Hasta ahora, cuando el nuevo episodio, conocido en el tramo final de una dura campaña electoral, ha colmado la paciencia de la mano derecha de la candidata demócrata. Abedin, además, era consciente de que Weiner siempre constituyó un flanco débil por el que se le podía atacar y, por ende, a su jefa y amiga.

“Su persona número uno, Huma Abedin, está casada con Anthony Weiner, que es un depravado y un pervertido. No me gusta que Huma vaya a casa por la noche y le cuente a Weiner todos los secretos”, dijo Donald Trump a finales de julio en una rueda de prensa, recordaba este lunes el diario Politico.

El republicano no ha perdido ahora tiempo en explotar el asunto y acusar otra vez a Clinton “negligencia”, insinuando de nuevo que Weiner podría haber tenido acceso a información confidencial.

“Me preocupa que Hillary Clinton fuera descuidada y negligente y permitiera que Weiner tuviera tanta proximidad a información altamente clasificada”, dijo el candidato republicano en un comunicado sobre el “pésimo criterio” de su rival demócrata. “Esto no es más que otro ejemplo del pésimo juicio de Hillary Clinton. Es posible que nuestro país y su seguridad se hayan visto muy comprometidos por esto”, aventuró Trump, que ataca constantemente a Clinton por el escándalo de los correos electrónicos que envió desde su servidor privado durante su etapa como secretaria de Estado, asunto en el que también sale a menudo el nombre de Huma Abedin.