Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Obama busca cerrar el pasado

El presidente de EE UU lanza en Argentina un mensaje de apoyo a Macri

Barack Obama, junto Mauricio Macri, en la ofrenda floral a las víctimas de la dictadura militar, el 24 de marzo. EFE

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha elegido Argentina, precisamente el día en que se cumplían 40 años del inicio de una de las más atroces dictaduras latinoamericanas, para romper con el pasado oscuro de su país y su relación con aquellos golpes militares de tan infausto recuerdo. Obama no llegó tan lejos como les hubiera gustado a las víctimas (no ha pedido perdón por las operaciones de Henry Kissinger, la Escuela de las Américas y la Operación Cóndor), pero sí admitió “una deuda en el pasado”. Busca así una reconciliación entre EE UU y América Latina en una relación muy conflictiva por el intervencionismo estadounidense.

Es un buen momento para una autocrítica, que debería ser más rotunda si se quieren romper la desconfianza y los viejos recelos de las víctimas de aquellas dictaduras. La ausencia en el acto de Obama de Estela de Carlotto, líder de las Abuelas de Plaza de Mayo, muestra que aún queda un largo camino por recorrer. El paso que ha dado Obama, sin embargo, está cargado de significación —“las democracias deben tener el valor de reconocer cuando no se está a la altura de la situación”, dijo en Plaza de la Memoria— y empezará a adquirir una consistencia mayor —por lo menos en el Cono Sur— cuando se empiecen a abrir los archivos militares de esa época y puedan conocerse, con perspectiva suficiente, importantes detalles de cuanto ocurrió entonces.

El presidente de EE UU aprovechó para lanzar un mensaje de rotundo apoyo a Mauricio Macri, nuevo aliado clave de la región. Con este viaje queda claro el giro de 180 grados que ha dado Argentina con respecto al viejo antiamericanismo. Macri debe resolver problemas muy graves que afectan a los argentinos, sobre todo la inflación, que sufren más los que menos tienen. Ese es su reto interno. Fuera, el respaldo internacional no puede ser más claro. Ahora tiene que saber aprovecharlo.