El portavoz del PP califica a López de “arbitrario” en otra sesión bronca

El presidente del Congreso se enfrenta con Rafael Hernando y su "filibusterismo parlamentario"

El presidente del Congreso, Patxi López, este viernes. FOTO: JAVIER LIZÓN (EFE) / VÍDEO: ATLAS

La segunda votación de investidura se le ha ido de las manos a Patxi López durante 10 minutos en los que el portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Rafael Hernando, ha cuestionado su aplicación del reglamento y le ha tildado de "arbitrario" mientras el de ERC, Joan Tardà, replicaba a López a voces y de pie desde su escaño. La sesión del miércoles ya estuvo marcada por la tensión y tuvo como protagonista también el artículo 71 del reglamento que regula el funcionamiento de la Cámara Baja.

La última bronca en el Congreso se ha producido cuando, justo después de que terminaran las intervenciones de los portavoces de todos los grupos parlamentarios y se iba a proceder a la votación de la investidura de Pedro Sánchez (PSOE), el diputado de Ciudadanos Juan Carlos Girauta ha pedido la palabra para puntualizar a Gabriel Rufián (ERC), que había afirmado que el partido de Albert Rivera no había condenado el franquismo. "Nosotros hemos votado el 27 de septiembre de 2013 en el Parlament de Cataluña porque nosotros, cuando se trata de condenar dictaduras, hemos votado con el partido del señor Rufián", puntualizó Girauta. El parlamentario de Ciudadanos se acogió al tercer punto del artículo 71. "Cuando la alusión afecte al decoro o dignidad de un Grupo Parlamentario, el presidente podrá conceder a un representante de aquel el uso de la palabra por tres minutos", establece la normativa.

A partir de ese momento, Rafael Hernando ha protestado por la decisión de Patxi López, con el que ha protagonizado un diálogo en el que el presidente del Parlamento ha perdido el gobierno del hemiciclo.

—"Señor presidente, usted sabe que no hay turno para alusiones", ha cuestionado Hernando.

—Patxi López: "Señor Hernando, el turno por alusiones lo recoge siempre el reglamento. Siempre. Por lo tanto, no intente interpretar el reglamento. No intente retorcerlo. El turno por alusiones existe siempre en el reglamento y en esta Cámara. Se ha acabado la discusión y no vuelve a tener la palabra".

Ante las protestas de la bancada del PP, López ha pedido "tranquilidad" y "un poco de respeto a la presidencia". 

—"Señor Hernando, ha empezado su intervención diciendo que yo sabía que no existía en este turno el turno de alusiones. Lo cual es falso, porque existe siempre que se den las circunstancias [que impliquen juicio de valor o inexactitudes, según el artículo 71]. A partir de esto, se acaba la discusión".

—"Si me deja usted y no me interrumpe", ha replicado Hernando al presidente del Congreso y tercera institución del Estado, "usted ha abierto la oportunidad de hacer este turno por alusiones. Pido este turno porque también ha habido alusiones al presidente del gobierno en funciones. Se ha dicho una falsedad muy grave, la que ha utilizado el señor [Antonio] Hernando [del PSOE] para decir que nosotros hemos dicho que era una corrupción la decisión del Rey. Y usted y el señor Hernando saben que no es verdad y pedimos que se elimine [del diario de sesiones]". "Una sesión de investidura por encargo del Rey nunca es corrupción", fueron las palabras exactas del portavoz socialista en el Congreso. "Ha puesto las instituciones al servicio de su supervivencia y eso también es corrupción, señor Sánchez", había expresado Rajoy desde el atril.

Ante el riesgo de perder el manejo de la sesión de investidura, López ha cortado el micrófono a Hernando —ya lo hizo el miércoles—, visiblemente molesto. "Ya sé que hay mucha gente acostumbrada a este especie de filibusterismo parlamentario, para pedir la palabra cuando no le corresponde", le ha reprochado.

—"Sabe que eso no es verdad. Usted acaba de llegar a esta Cámara, y se ha portado desde que ha llegado como un verdadero arbitrario", le ha contestado, de nuevo con el micrófono abierto, Hernando.

—"Señor Hernando, no tiene la palabra. Vamos a ver, yo he podido llegar ahora a esta Cámara, pero conozco perfectamente lo que es el parlamentarismo y lo que es el reglamento. Y ya está. Se ha acabado la discusión. No hay más palabras (...) No se preocupen, no me voy a poner nervioso", ha tratado López de zanjar el rifirrafe.

Cuando parecía que lo iba a conseguir, Tardà primero, y después abrazado de pie con Rufián, han pedido también por alusiones la palabra. López se la ha negado. "Puede chillar todo lo que quiera que no tiene la palabra, señor Tardà, y menos de dos en dos". "¡Señor Tardà, siéntese mantenga silencio o le llamo al orden!", ha finalizado el presidente del Congreso, como ha terminado haciendo una vez antes de que Tardà volviera a tomar asiento.

Más información