Selecciona Edición
Iniciar sesión

Vía rápida en Bankia

Los minoritarios recuperarán su dinero sin juicio, pero deben medir el coste

La decisión de Bankia de devolver el dinero a los pequeños inversores que acudieron a su salida a Bolsa (considerada recientemente como un engaño por el Tribunal Supremo) ofrece por fin una salida razonable para los accionistas que se vieron atrapados por una Oferta Pública de Venta (OPV) inexacta en la que hubo ocultación de las cuentas de la entidad. Aunque la decisión llega con retraso, forzada por la sentencia del Supremo, es importante por dos razones de peso: los pequeños accionistas tienen una vía de resolución para conseguir su dinero (algo más de 1.800 millones de euros en total) que se añade al camino judicial; y pondrá fin presumiblemente a la masiva acción judicial contra Bankia a cuenta de las preferentes (casi resuelto mediante arbitraje) y una OPV fraudulenta.

Hasta ahora, los accionistas que acudieron a la OPV solo podían recuperar el dinero invertido a través de la vía judicial. Los minoristas tenían que recurrir a adelantar su dinero para hacer frente a litigios largos e inciertos. Bankia propone un camino más rápido, libre de incertidumbres judiciales y aparentemente ventajoso: los pequeños accionistas podrán recuperar su dinero, en el plazo de 15 días, más un 1% de interés por el coste de lo invertido y el de los abogados contratados por el inversor. Quien acepte esta vía deberá comprometerse a poner fin al procedimiento judicial (renuncia que será efectiva en el momento de recibir el dinero).

En el procedimiento diseñado por Bankia, aceptable en términos generales, aparecen no obstante dos aspectos discutibles que deberán ser valorados por los accionistas. El primero de ellos es la retribución del dinero que admite Bankia (1%), probablemente inferior al coste real del dinero en el periodo que va desde 2011 a la actualidad. Existe un cierto consenso de que el tipo de interés estaría más próximo al 3% que al 1%. Pero la entidad considera que la rapidez de la devolución compensa el dinero de menos que pueda percibir el minorista por este concepto.

El accionista albergará también alguna duda acerca de la liquidación de las costas judiciales. Bankia propone que la entidad liquide las costas según el cálculo del secretario judicial, de acuerdo con las tarifas oficiales del colegio de abogados. Pero es evidente que no todos los minoristas habrán contratado a sus gabinetes jurídicos en los mismos términos; en algunos casos la fórmula será una retribución fija y en otros, conceder al defensor los intereses de demora o una parte del dinero recuperado. Es decir, los contratos jurídicos pueden constituir un obstáculo para aceptar la oferta rápida.

Los minoristas tienen que ser conscientes de que el que quiera recuperar el dinero con rapidez tendrá que aceptar un coste (tipo de interés bajo o correr con una parte de los gastos jurídicos); quien decida seguir por la vía judicial, sabe que tiene alta probabilidad de ganar, pero en un plazo incierto y prolongado. Cada caso es diferente; lo que corresponde en estos momentos, una vez abierta la vía de resolución rápida, es que cada reclamante revise sus contratos con los abogados, calcule coste y beneficios y obre en consecuencia.