Y la cucaracha se hizo robot

Este insecto inspira el diseño de una estructura capaz de aplastarse y entrar dentro de grietas

Científicos se inspiran en la estructura de la cucaracha para crear un robot.

Un grupo de investigadores ha encontrado utilidad a una de las capacidades más desagradables de las cucarachas: escurrirse y desaparecer rápidamente por pequeñas grietas. Científicos de la Universidad de Berkeley (California) se han inspirado en la estructura de este insecto para diseñar un robot que puede aplastarse, entrar y moverse rápidamente dentro de orificios. El objetivo de los creadores es que estas cucarachas-robots puedan entrar en edificios después de tornados, terremotos o explosiones para asegurar la zona y localizar supervivientes.

Una cucaracha puede reducirse para entrar en grietas de hasta 0,25 centímetros y, una vez dentro del recoveco, puede correr a gran velocidad aunque esté aplastada. Estos dos hallazgos impulsaron el estudio que se publica este lunes en la revista PNAS.

"Es impresionante. Pueden correr tan rápido en un agujero de 0,6 centímetros como en uno del doble, solo reorientando sus piernas", dice el líder del estudio y doctor de la Universidad de Berkeley (California), Kaushik Jayaram. Además, las cucarachas pueden resistir pesos de 900 veces el peso de su cuerpo sin sufrir daños.

El robot pueda introducirse y correr dentro de las grietas incluso cuando está reducido a la mitad de su tamaño

Usando la técnica de la cucaracha como inspiración, Jayaram ha diseñado un robot simple -del tamaño de la palma de la mano- que extiende sus piernas hacia fuera cuando es aplastado y puede seguir moviéndose utilizando unas espinas sensoriales con las que se empuja hacia delante. Este mecanismo articulado permite que el robot pueda introducirse y correr dentro de las grietas incluso cuando está reducido a la mitad de su tamaño. 

"Cuando ocurre un terremoto, lo primero que se necesita saber es si el área donde están los escombros es estable y segura. El desafío es que la mayoría de los robots actuales no puede entrar en los escombros", explica Robert Full, profesor de Biología Integrada en la Universidad de Berkeley. "En cambio, si nosotros pudiéramos introducir un enjambre de estos robots-cucaracha por las grietas, orificios o conductos, ellos podrían localizar supervivientes y encontrar entradas seguras para los primeros equipos". 

De momento, Jayaram solo ha construido un prototipo con el objetivo de mostrar que el modelo más efectivo para diseñar robots sencillos es basarse en animales con exoesqueletos. "Los insectos son los animales más exitosos de la Tierra porque pueden introducirse en casi cualquier sitio. Debemos buscar en ellos la inspiración para crear robots que puedan hacer lo mismo", señala Full.

Más información