Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Varoufakis: “Ada Colau es una aberración. Y de ahí viene la esperanza”

El exministro de Finanzas griego señala a la dirigente catalana como pieza clave en un nuevo movimiento europeo de izquierdas

Todo lo que usted se pregunta sobre el de nuevo proyecto político de Yanis Varoufakis está en la entrevista del número de enero de ICON

ampliar foto

Estos días se han dado a conocer más detalles del movimiento político y social paneuropeo que Yanis Varoufakis (Atenas, 1961), el exministro griego de finanzas, presentará en sociedad el 9 de febrero en Berlín y del que ya habló a mediados de diciembre con ICON, cuando la revista masculina de EL PAÍS acudió a Atenas para entrevistarle y retratarle en su casa para la portada de la edición de enero (ahora mismo en los quioscos). Por entonces, el movimiento aún no tenía nombre. Ahora ya sabemos que se llamará Democracia en el Movimiento Europeo 2025 (DiEM 2025). El personaje más controvertido de la política europea en 2015 prepara así su retorno en 2016.

Ella [Ada Colau] es importante, un ejemplo para Europa. Ha demostrado que se puede hacer política enfrentándose de forma sensata al poder económico"

También ha trascendido que uno de los principales socios del griego en esta aventura es la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. Para Varoufakis, la catalana es ejemplo de esperanza en la política europea actual. Así se refería a ella en la entrevista: “Ada Colau es una aberración. Y de ahí viene la esperanza. De las bases, de los municipios, de cuando una ciudad elige a un gobernante que dice la verdad. A ver, la economía es un depredador, y la política, una presa. Si los tiburones se comen todo el pescado, se quedan sin alimento. Deben empezar a darse cuenta de que la presa necesita estar viva, aunque sea sólo para alimentarlos. Ada Colau es ejemplo de esa parte de la política que no se dejó devorar por el depredador”.

Como era de esperar, y ya en conversación telefónica tras las elecciones del 20 de diciembre, el exministro de Finanzas griego se congratulaba del éxito logrado por la coalición En Comú Podem, liderada por la alcaldesa y en la que confluyeron fuerzas como Podemos o Iniciativa per Catalunya. A muchos les sorprendió que fuera primera fuerza política en Catalunya, más tras el serio revés que la coalición –sin la presencia de Barcelona en Comú, la marca de Ada Colau– sufrió tras las elecciones autonómicas del pasado mes de septiembre.

Se esperaba que la llegada de En Comú a la coalición y la implicación de Colau en la campaña reactivara la formación, pero el éxito superó las más optimistas expectativas: fue primera fuerza en Catalunya con 12 diputados. Las de todos menos las de Varoufakis, claro. “Sabía que iba a arrasar”, comentaba en la entrevista. “Ella es importante, un ejemplo para Europa. Ha demostrado que se puede hacer política enfrentándose de forma sensata al poder económico. Y también plantándole cara a quienes ofrecen sólo soluciones legales al problema catalán”.

Además de la fecha y lugar de la puesta de largo del movimiento y de su nombre, poco más ha trascendido sobre la naturaleza del mismo. En la charla con la revista, Varoufakis contaba que la idea original había sido presentarlo en público el pasado mes de noviembre, pero que los atentados de París lo habían retrasado. No quería competir en atención con algo tan serio y tampoco deseaba que todo el ruido provocado por la matanza sepultara la puesta de largo de su proyecto. Ahora parece que, por fin, se sabrá más sobre este DiEM 2025 que promete dinamizar la izquierda europea con un proyecto social común y una política firme y de confrontación frente a los dogmas de la troika.

“¿Saldrá bien? No lo sé. Pero es lo único que me motiva ahora a levantarme por la mañana”, añadía. “He aceptado que el proceso político basado en las naciones está finiquitado. Tuvimos una oportunidad de cambiar las cosas en Europa, pero nos rendimos. Es muy difícil darle energía a la gente de nuevo tras haberles traicionado. La alternativa es crear un movimiento que vaya más allá de las fronteras. Empezar con una conversación, conceptualizar y ver cómo podemos afrontarlo juntos. El siguiente estadio es crear expresión de forma local. Ahí es donde estamos ahora. En vez de ir de abajo arriba, de los partidos nacionales a la alianza europea, ¿por qué no lo hacemos al revés? Empezar a nivel europeo y luego bajar a la calle”. Esto último encaja perfectamente con el papel representado hasta la fecha por Ada Colau, activista social que alcanzó la primavera pasada la alcaldía de Barcelona y que estos días se ha dedicado a desmentir los rumores que la colocan al frente de una coalición de izquierdas en las que posibles elecciones catalanas del próximo mes de marzo.