Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Lo que hay que ver

2016, el año de las ‘cumberbitches’

Estrena año con la nueva temporada de 'Sherlock' y planea la conquista de las pantallas con una película de superhéroes y otra de época. Benedict Cumberbatch vuelve a lo grande

Esto es amor incondicional y lo demás son tonterías. Las fans de Benedict Cumberbatch, las afamadas cumberbitches, nacieron en 2010 y se han ido manifestando y retroalimentando en masa hasta convertirse en un fenómeno digno de estudio (hay quien ha analizado los seis estados para llegar a ser una de ellas).  Todo empezó con el Sherlock de Steven Moffat, que ahora regresa con un episodio especial navideño. Y esto es sólo el comienzo. Si nada lo detiene, 2016 será el año en el que esta delirante obsesión por el actor británico supere límites insospechados. Atención.

Sherlock ha vuelto.

 No hay nada como empezar el año estrenando el mismo día 1 (el 7 en TNT) La novia abominable, el esperadísimo especial de Sherlock, el personaje arrogante y condescendiente que convirtió a Benedict Cumberbatch, paradójicamente, en objeto de deseo. Que haya que esperar años para cada nueva temporada, de sólo tres episodios cada una, parece intensificar la adoración por el actor. La espera lo merece: si al osado Moffat se le criticó que modernizase al detective, ahora habrá que achacarle una nueva revolución, ya que veremos a Cumberbatch al estilo victoriano (y a Watson con bigotillo). Que Martin Freeman siga insistiendo en que Sherlock y Watson son sólo buenos amigos sólo le da más morbo al asunto.

Después del ‘Cumberbombing’, ¿qué?

 En noviembre, el actor fue condecorado por Isabel II con la medalla de Comandante de la Orden del Imperio Británico. ¿Será esto un obstáculo para que Cumberbatch se siga saltando el protocolo en todo sarao que se precie? Comenzó llevando ovejas de escayola sobre la alfombra roja y aceptando premios en bermudas. Pero la locura del meme comenzó en los Oscar de 2014 con su insólito photobomb a U2 (según contó a Jimmy Fallon como gracieta a un amigo suyo fan del grupo) y continuó con su compañera de reparto en Agosto, Meryl Streep, en los Globos de Oro del año pasado. ¿Qué será lo próximo? Las cumberbitches rezan porque acuda el 10 de enero a los Globos (¡junto a Ricky Gervais!) y el 28 de febrero a los Oscar, y la vuelva a liar.

Polémico transexual

Después de participar en dramáticos biopics sobre relevantes personajes como Stephen Hawking, Julian Assange o Alan Turing (por el que fue nominado al Oscar), Cumberbatch, por fin, se desmelenará en la esperada secuela de Zoolander que se estrena en febrero. Pero, ojo, que “Todo”, el modelo andrógino-cuasi-alienígena que interpreta, ha llevado a varios grupos LGTB a iniciar una petición online para el boicot del filme, al considerarlo una “representación ofensiva”. Que esto no te frene Cumber, que nos gustas hagas lo que hagas. 

Ser Ricardo III: realidad y ficción

Cumberbatch lo mismo te pone voces en Los Simpson como se sube a un escenario a representar a Hamlet: en agosto, agotó todas las entradas del año en siete horas, convirtiéndolo en la premiere teatral con mayor demanda de todos los tiempos. En 2016, será en la miniserie The Hollow Crown donde Cumberbatch vuelva a Shakespeare al interpretar a Ricardo III, para más inri, antepasado lejano suyo. De hecho, en un nuevo entierro de los restos de Ricardo III en marzo, Cumberbatch se encargó de leer un poema especialmente escrito por Carol Ann Duffy. Una caja de sorpresas, ¿qué más esconderá?

Cumplir los 40 

Hace un par de años, el The Sunday Times citaba a Cumberbatch como “el próximo Laurence Olivier” y la revista Time le incluía en el ránking de los más influyentes. En 2016 seguirá protagonizando portadas y titulares en lo profesional, y festejando algunas fechas clave en lo personal. En San Valentín cumplirá su primer año de casado con la directora teatral Sophie Hunter, con la que tiene un hijo que hará el año en mayo; y el 19 de julio, Cumberbatch celebrará una edad clave: los 40 palos. Cómo se lo tomarán las cumberbitches es todo un misterio, pero no faltarán, como en los últimos años, “las razones para celebrar su existencia”, las invitaciones para un “cumpleaños virtual” y, esperemos, los libros para colorearspecial edition”. 

Superhéroe extraño

El petardazo en la carrera de Cumberbatch está por llegar, porque no hay nada más atractivo para el “cumber fandom” que el actor se convierta en un superhéroe a lo bestia. Lo veremos en noviembre como el Doctor Extraño de Marvel, el cirujano egocéntrico con poderes mágicos. Y, ojo, que su colega Martin Freeman hará lo propio en la próxima Capitán América: Guerra civil. Está claro que la legión de cumberbitches no va a poder descansar en 2016. Seguramente, tras los Cumbercats, imágenes del actor retocadas con gatos pasemos a los Cumberdogs (lo mismo pero con perro) y de las famosas camisetas I am SherLocked a otras que pongan algo así como “Te extraño Doctor”. ¿Te imaginas? Y continuará en 2017. Cumberbatch ha firmado para ser Thomas Edison y para ponerle voz al tigre Shere Khan en una nueva versión de El libro de la selva. Pero ésta es otra historia. Las cumberbitches son MUY GRANDES y seguirán estando ahí para contarlo.

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.