Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lo que se dijo y lo que se hizo durante los II Premios ICON

La revista masculina de EL PAÍS realizó la noche del jueves la segunda entrega de los Premios ICON que marcan su aniversario

El hábito no hace al hombre, aunque muchos de los hábitos que se vieron anoche en la madrileña Casa de Velázquez le hubieran quitado el hipo al esteta más irreductible. Esa era la idea con la que ICON, la revista masculina de EL PAÍS, celebraba su segundo año de existencia. Con eso y con una fiesta en la que la cabecera conmemoraba su aniversario entregando, también por segundo año, los Premios ICON: unos galardones que, como en la edición anterior, vienen diseñados para recordar que, bajo el tres piezas y la corbata, hay hombres cada vez más complejos, de masculinidad más variada y portadores de una excelencia digna de celebrar.

Generalmente no soy muy aficionado a los premios. Pero estoy contento de recibir este. Porque ICON es una revista intelectual. La entrevista que me hicieron es una de las mejores que he hecho en años

Bernard-Henri Lévy, premio ICON al Pensamiento

El aniversario prácticamente se celebraba solo: en los dos años que lleva en quioscos, ICON se ha convertido en revista de más difusión entre las masculinas, tanto en su edición en papel como en la versión web, donde atrae a unos dos millones de usuarios únicos mensuales. En papel, ha sido capaz de fotografiar y entrevistar en exclusiva, portada tras portada, a 20 iconos de nuestro tiempo: de aquel James Franco del primer número, al retirado cabecilla de REM, Michael Stipe; de grandes veteranos, como Willem Dafoe, Benicio del Toro, Alec Baldwin, o al fetiche de Tarantino, Christoph Waltz, a jóvenes como Nick Jonas, el principito del pop, o hasta Harry Potter himself, Daniel Radcliffe; de deportistas como Pau Gasol o Marc Márquez a fotógrafos estrella como Mario Testino.

Quedaba, pues, la entrega de los premios. Una vez la presentadora Ana García Siñeriz tuvo alineada en la Casa Velázquez a la flor y nata del arte y el negocio de este país, fue convocando al escenario a los ocho galardonados de la noche. El filósofo francés Bernard-Henri Levy, que fue una de las portadas más memorables de la revista, recibió el premio Pensamiento de la mano del director de EL PAÍS, Antonio Caño. "Generalmente no soy muy aficionado a los premios", admitió el pensador una vez en el escenario. "Pero estoy contento de recibir este. Porque ICON es una revista intelectual. La entrevista que me hicieron –lo he dicho en privado y lo puedo decir públicamente– es una de las mejores que he hecho en años. He hecho cientos de entrevistas y esa fue una de las mejores". 

Me encanta encontrar en las páginas de esta revista tan buenas entrevistas a actrices y a actores. Porque es gracias a ellos que podemos disfrutar de uno de los inventos más impresionantes del ser humano

Juan Carlos Corazza, premio ICON a la Cultura

El premio ICON al Estilo fue para José María Manzanares. Recio y reluciente con su traje de DSquared2, el torero hizo carne las palabras con las que lo había descrito segundos antes la modelo Eugenia Silva, encargada de entregarle el galardón: “Alguien elegante, mediterráneo, apabullantemente masculino”.

La actriz Adriana Ugarte (El tiempo entre costuras y, próximamente, Palmeras en la nieve y lo nuevo de Almodóvar) se erigió como mujer del año, de la mano del también actor Alfonso Bassave. “No sólo es una de las actrices de mayor talento de España”, adujo él. “También se compromete con su trabajo, hasta el punto de que a veces hasta se ha jugado la salud”.

Mientras, el premio ICON a la moda fue para los canadienses Dean y Dan Caten, los provocadores gemelos detrás de la marca DSquared2, que celebra ahora su vigésimo aniversario. “Tuvieron que llegar estos gemelos para que la moda se percatara de que todo funciona mucho mejor con diversión, desparpajo y provocación inteligente”, explicó la modelo Nieves Álvarez, encargada de darles el galardón.

El premio a la Cultura fue para Juan Carlos Corazza, profesor de interpretación que cumple 25 años en España: años en los que ha formado una cantidad mareante de talentos de primer orden: Elena Anaya, Ángela Molina, Alicia Borrachero… Y uno al que ha acompañado en todos sus principales papeles: Javier Bardem, que se trasladó hasta la fiesta para entregar personalmente el premio a su maestro. "Tuve la suerte de conocer a Juan Carlos hace 25 años y desde entonces es mi guía", admitió el galardonado actor desde el escenario. "Alimenta la creatividad y lo que hace es que juzguemos menos. Al personaje y a las otras personas, que en definitiva es lo que el verdadero arte enseña. Rescato al inmenso ser humano que me ha ayudado a ser mejor persona. Muchas gracias, Juan Carlos. Te quiero".

"Me encanta encontrar en las páginas de esta revista tan buenas entrevistas a actrices y a actores", replicó Corazza, premio ICON ya en la mano. "Porque es gracias a ellos que podemos disfrutar de uno de los inventos más impresionantes del ser humano. Gracias al teatro, el cine y la televisión, podemos dejar este mundo y trasladarnos a otro para comprender este". Y, tras dedicar el premio a los profesores y colaboradores de su estudio, y a su esposa, Corazza remató: "El arte revela el alma. Puede ayudar a alimentarla. ¿Cómo podemos afrontar tiempos tan difíciles sin alma? Recordemos a Lorca: se necesita no pensar en uno mismo sino pensar en los demás".

Juan Carlos [Corazza] me ha ayudado a ser mejor persona

Javier Bardem

El cineasta Julio Medem recogió el premio ICON de Cine de las manos de Tristán Ulloa, a quien dirigió en Lucía y el sexo, una de sus películas más emblemáticas. “Sus películas se siguen pudiendo tocar y oler, como dijo The New York Times en 1992”, contó Ulloa. Y bromeó: “También ver y escuchar, aunque algunos se quejen de que sus personajes hablen demasiado bajito”.

El Premio Ford a la Innovación fue para la firma de gafas Hawkers, que cuatro jóvenes de Elche fundaron en 2013 y que ahora son una marca multimillonaria que patrocina a los Lakers. Y el torero Cayetaron Rivera Ordóñez, embajador de la fundación Yo Niño, el premio Solán de Cabras a la Solidaridad.

El director de ICON, Lucas Arraut, también se pasó al escenario a explicar que son hombres como estos, y no la cabecera ni las corbatas, los verdaderos protagonistas de ICON. “Ellos ejemplifican los valores que queremos transmitir”, razonó. “Dice la ciencia que la gente nos resulta más atractiva cuando usan nuestra atención para hablarnos de los demás y no de sí mismos. Y eso lo que pretende ICON”.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información