Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CIENCIA Y ARTE

Científicos y artistas exploran en Madrid la confluencia creativa

El museo Thyssen y la Universidad Autónoma celebran la semana próxima el encuentro Miradas Cruzadas: arte y ciencia

Contrastes simultáneos, cuadro de Sonia Delaunay.

Una decena de cuadros de las colecciones Thyssen-Bornemisza especialmente seleccionados por reflejar confluencias con el universo científico, un puñado de físicos de primera línea internacional, figuras del mundo del arte y unos 200 investigadores confluyen esta semana en Madrid en un insólito encuentro de dos mundos que a muchos pueden parecer distantes, pero que comparten la creatividad como motor: arte y ciencia. En el marco del programa internacional Invisibles, enfocado en dos ámbitos descollantes de la investigación en física y cosmología, los neutrinos y la materia oscura, y desarrollado en el Museo Thyssen, el encuentro Miradas cruzadas: arte y ciencia, celebra sesiones y debates abiertos al público. En esta ocasión, la sala de experimentos es una muestra de diez cuadros especialmente seleccionados que giran en torno a tres temáticas: la naturaleza, la teoría del color y las nuevas geometrías.

“Tanto arte como ciencia implican creatividad. Uno no se contrasta con experimentos y la otra sí, pero la fuerza creadora es más o menos la misma: se busca una idea frente a un interrogante alrededor del cual construyes un entendimiento de la realidad”, señala Belén Gavela, catedrática de física teórica de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y coordinadora de la red Invisibles.

“La idea de un encuentro de este tipo venía de antiguo en el Museo Thyssen y nos enteramos de que Invisibles, liderado por la UAM, iba a celebrar su reunión científica en Madrid, y los investigadores dedican una parte de su actividad a la divulgación”, explica, sobre el origen de la insólita reunión, Juan Ángel López Manzanares, conservador del museo Thyssen y uno de los comisarios de la exposición. El resultado son estas jornadas en las que, en la parte de divulgación, celebrará dos debates, en el museo “sobre los puntos comunes entre arte y ciencia, lo que los acerca… en el pasado y en la actualidad”, continúa López Manzanares.

Construcción espaciotemporal II, de Teo van Doesburg.

Construcción espaciotemporal II, de Theo van Doesburg

Las sesiones estrictamente científicas de Invisibles (una red financiada por la Comisión Europea que agrupa a 11 centros europeos y 18 del resto del mundo, coordinados por la UAM) arrancó esta semana en una escuela celebrada en Miraflores de la Sierra (Madrid), con unos 200 participantes (incluidos casi 90 jóvenes) y centrada en neutrinos y materia oscura. La programación continúa la semana próxima con sesiones científicas que se celebran en el Instituto de Física Teórica (IFT-CSIC-UAM) y en el Thyssen, con dos presentaciones abiertas al público en la sede del museo (24 y 26 de junio por la tarde). Entre los ponentes figuran, entre otros, Álvaro de Rújula (físico teórico del CERN y del IFT), Carlos Frenk (catedrático de la Universidad de Durham, Reino Unido), el artista Antonio Muntadas, Mario Livio (director científico del Instituto del Telescopio Espacial Hubble, EE UU), Fabiola Gianotti (directora electa del Laboratorio Europeo de Física de Partículas, CERN), Lisa Randall (catedrática de Física de la Universidad de Harvard), Michelangelo Mangano (físico teórico del CERN) y Linda Dalrymple Henderson (catedrática de historia del arte de la universidad de Texas, EEUU). La primera sesión se centrará en Los limites del universo: investigación y creatividad, y la segunda, lleva por título Sobre las dimensiones espaciales.

“No nos olvidemos que la ciencia es parte integral de la cultura. Y a su vez las preguntas que se hace la ciencia están a veces influenciadas por el contexto social y en particular el arte del momento histórico”, apunta Gavela. Tal vez la física contemporánea sea tan especializada, tan profunda, que resulte irremediablemente distante para los no conocedores de su alcance, conceptos y aparato matemático. “Bueno, quizá no sea tan difícil de entender que una partícula elemental como un neutrino nos atraviesa, lo atraviesa todo, como la luz atraviesa un cristal”, sugiere la catedrática de la UAM.

“Ciencia y arte, aparentemente, son dos mundos aparte, pero hay bastantes vínculos”, considera López Manzanares. Y explica los criterios de selección de las diez obras de las colecciones Thyssen que se presentan en Miradas Cruzadas, en una muestra que se inaugura el 22 de junio y que durará hasta el 27 de septiembre. “Son de artistas que han estado interesados en cuestiones científicas y que así lo han plasmado”, adelanta. La primera obra elegida es el Rincón de una biblioteca, de Jan Jansz van der Heyden, de 1711. Las otras nueve están están agrupadas en tres apartados. “El primero es de cuadros de la naturaleza de artista americanos del siglo XIX inspirados, sobre todo, en la geología, la botánica y las nubes [James McDougal Hart, Frederic Edwin Church y Martin Johnson Heade]”, explica López Manzanares. “El segundo apartado se centra en las teorías del color, que tanto influyeron en los impresionistas y postimpresionistas [Henri-Edmond Cross, Gino Severini y Sonia DelaunayTerk]; y el tercero recoge el interés por las nuevas geometrías, los espacios no euclidianos, las cuatro dimensiones… que suscitaron mucho interés en artistas, sobre todo los cubistas [Max Weber, Frantisek Kupka y Theo van Doesburg]”.

El encuentro, además, tendrá una proyección en la revista digital que prepara el Museo Thyssen en la que se ofrecerán, en Internet, los vídeos de los encuentros y se recogerán opiniones de los participantes sobre los cuadros seleccionados en términos de vinculación con los temas de Invisibles, los neutrinos y la materia oscura.