“Evitar que la temperatura suba 2 grados en 2100 es casi inalcanzable”

Gerardo Benito, investigador del CSIC que ha participado en el último informe del IPCC, analiza los retos en la lucha contra el cambio climático

 luis almodóvar / carlos martínez

“Los impactos del cambio climático son evidentes y el coste de no hacer nada es mayor que el de actuar”. Gerardo Benito, investigador del CSIC y uno de los científicos españoles que ha participado en el V informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) cree que los científicos ya han hecho su trabajo alertando de los riesgos del calentamiento global y que ahora los Gobiernos deben ponerse de acuerdo para encontrar soluciones.

El objetivo marcado por la ONU de reducir las emisiones un 70% hasta 2050 y evitar que la temperatura media del planeta se eleve dos grados en lo que queda de siglo es “casi inalcanzable”, en su opinión. “Al ritmo actual, en 2020 ya se llegaría a los límites máximos de concentraciones de dióxido de carbono para que la temperatura no suba dos grados”.

“En crisis es complicado convencer a los países de que deben reducir las emisiones, sin embargo hay que hacerlo”, explica Benito, quien subraya que son las regiones desarrolladas las que más contaminan y son ellas quienes deben realizar el mayor esfuerzo. En ese sentido, destaca la paradoja de que algunas zonas que han contribuido muy poco al calentamiento del planeta padezcan más los efectos, como el norte de África. “Cada grado de calentamiento en la temperatura media del planeta hace que estas regiones sufran una disminución de recursos del 20%”.

Un ciudadano, a nivel particular, tiene también en sus manos pequeños gestos que en conjunto suman para mitigar el cambio climático, según Benito, desde el medio de transporte que se emplea hasta los productos elegidos en la cesta de la compra.